lunes, 19 de mayo de 2014

SONREÍR Y CANTAR

HEART CHOCOLATE SWEET BISCUIT

¡Hola!


Bienvenidos a mi blog. Decidí abrir esto porque todas mis amigas estaban blogueando y yo quería estar a la moda... Bueno, la verdad es que hace tiempo que quería un blog. Siento que tengo muuucho que decir y que publicar (mis cuentos, mis ensayos, mis fotos) y también que necesito un lugar en el cual dar mi opinión libremente. Bueno, siendo mío el blog, me estoy a gusto para abrirme y también para dejarle saber a mis amigos más cercanos (y a todos los interesados) lo que estoy haciendo.

El primer tema del que voy a hablar es sobre mi relación con el Lolita. Por si no lo saben, el Lolita es una moda japonesa inspirada en los atuendos aristocráticos europeos de los siglos XVII y XVIII y en la moda estadounidense de los 50's y 60's. Este estilo me encanta, y hace poco llegó a mi casa un paquete que contenía mi segundo ítem lolita: una falda de Bodyline. El print (la impresión en la tela) de la falda dice "heart chocolate * sweet biscuit". Es una falda preciosa, la amo y me siento como una auténtica amaloli cuando la uso. Entonces ¿por qué sentí un retorcijón en el estómago cuando pensé en salir a la calle usándola?

Esta moda me fascina en verdad, y me cambió de muchas maneras. Siento que tengo más confianza, que soy más tolerante, más positiva y que ahora me preocupo más por mi apariencia y por cuidar de mí misma. Pero también tengo que admitir que siento miedo. Cada vez que voy a salir de Lolita me da un extraño mareo y siento un vacío en el estómago. Cuando miro al espejo sólo siento amor por mí misma, pero sé que cuando salga seré el blanco de todas las miradas y que tendré que enfrentar burlas y críticas. No sería la primera vez que soy maltratada. Sufrí bullying por muchos años cuando era pequeña. Ahora soy más fuerte, pero el miedo persiste.

Aún así, en cuanto salgo de mi casa vestida de Lolita, comienzo a sonreír y cantar y todos mis temores se disipan. Las burlas y los comentarios malintencionados se vuelven un rumor ajeno a mí y muchas veces no caigo en cuenta de que se estaban burlando de mí hasta que ya estoy muy lejos. Así es pues, que realmente el lolita me ha cambiado. Hubo un tiempo en el que corría a mi casa llorando como una estúpida si alguien me trataba mal en la calle. Ahora por fin puedo sonreír y cantar. Porque ya no me importa.

"Sonreír y cantar, vivirás rebosante de juventud al saber, sonreír y cantar."


0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...