martes, 20 de mayo de 2014

MINECRAFT

MINECRAFT


¡Hello!


Buen día. Ya que estoy empezando este blog quiero comenzar por contar algunas cosas sobre mí. Ayer hablé sobre el Lolita, hoy hablaré sobre mi casa y sus alrededores.

Tal vez se hayan preguntado acerca de cómo es mi casa. Claro, como nunca la han visto. Para explicarlo mejor haré una analogía con un juego que me gusta: Minecraft. Si no lo han jugado, remítanse a Google por favor, y si les da pereza, les diré que simplemente es un juego en 3D que parece de 2D y en el que todo está hecho de cubitos de diferentes materiales, incluso los personajes. Hay animales, montañas, ríos, mares, árboles, bosques, selvas, aldeas, de todo. Pero con cubitos pixelados. El juego va de sobrevivir porque por la noche salen unos monstruos tan pintorescos como peligrosos.

A partir de ahora fingiré que ya saben todo lo que hay que saber sobre el juego y que lo han jugado ya. ¿No lo han hecho? Me vale.

 Mi casa es como un refugio de Minecraft, del tipo que uno construye en el segundo día, cavando en una colina con ayuda de una pica de madera. Y luego de unos cuantos días le pones antorchas cerca del techo y te construyes unos mueblecitos. Y a los diez días ya has conseguido algunos materiales y le haces un horrendo segundo piso usando toda la piedra y la madera que tienes, dando a luz a una horrible combinación de materiales y colores. Y encima te quedan agujeros porque se te acaban los cubitos de piedra, así que rellenas con los de madera pero esos también se acaban. Y la escalera es vertical así que es una pesadilla subir y bajar. Bueno, así es mi casa. Si entraran a pensarían que alguien excavó un agujero en una colina (vivo en una colina) y que luego le pegó cables de electricidad y bombillos al techo. Y el segundo piso efectivamente está hecho de madera y piedra y tiene dos grandes agujeros como si se les hubiera acabado el material o como si me hubiera estallado un creeper justo en la puerta. Los únicos dos agujeros pequeños son las ventanas, unos rectángulos de 40 x 80 centímetros. Claro, para que no se metan las arañas -o como les dicen fuera de Minecraft, ladrones-, pues las arañas no caben en espacios de sólo 1 cubito. Lo cual es inútil habiendo un enorme hueco en la pared que prácticamente da a la calle.


Y lo más encantador de todo son los "monstruos" que la rodean. Hay mucha gente muy agradable, pero por la noche salen los esqueletos, las arañas, los  zombies. Endermen no hay, pero vaya que no los necesitamos. Los esqueletos de Minecraft son flacuchos, se esconden bajo los árboles y tiran flechas, los de mi barrio son igual de flacuchos y también se esconden, pero detrás de los postes de luz. Oh, y créanme que lo que disparan no son flechas. Cada vez que salgo de mi pequeño refugio debo tener cuidado de buscarlos detrás de los postes para saber si es seguro. Nadie quiere una "flecha" por la espalda. Los zombies tumba-puertas existían en los noventas pero los esqueletos los eliminaron. Muchas gracias. Ahora sólo falta algo que elimine a los esqueletos y que sea "menos peor" que estos.

Aún así, esa casita destartalada es mi pequeño refugio, donde vivo con mis gatitos, entro a internet, hago la comida, veo películas y me visto de lolita. Puede que no sea el perfecto refugio loli, pero ey, Momoko no necesita un palacio para tener su pequeño y hermoso mundo. Además, mi familia pone mucho amor y empeño en arreglarme la casa cada vez que tengo problemas y poco a poco están haciendo algunas mejoras. Eso lo agradezco.



"In the lake you will find me behind your house, behind your house."

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...