miércoles, 18 de junio de 2014

LAS COSAS QUE OLVIDO

LAS COSAS QUE OLVIDO


Creo que ya he explicado que soy muy despistada y siempre estoy pasando cosas por alto. Algunas veces son cosas importantes, como cuando dejé olvidado el celular y las llaves de mi casa en la universidad. Por suerte nunca he olvidado la cartera, pero poco me falta. Pero las cosas que definitivamente siempre olvido son la hora, dormir y comer. Y están relacionadas entre sí estas tres: me pongo a hacer otras cosas y se me pasa la hora de dormir pero no puedo acostarme porque se me olvidó hacer la comida y ahora tengo hambre... Me sucede constantemente, así que acabo durmiendo 6 horas, comiendo sólo dos veces en el día y muy poco y trabajando en lo que tengo que trabajar cansada y hambrienta. No sé, usualmente soy ordenada, pero con el sueño, la comida y el trabajo no lo soy. Me estoy volviendo cada vez más desastrosa.

Hay otras cosas que no es que se me olviden sino que yo misma elijo olvidar. Mi mamá siempre me ha dicho que es posible ordenarle a la mente que olvide ciertas cosas si uno quiere, y eso sirve mucho con los recuerdos desagradables. Yo por ejemplo mantengo encerrados los recuerdos de mis 14 y 15 años en una caja fuerte sellada en el fondo del mar de mi conciencia. La llave la fundí y la convertí en un diente de oro que le dí a un pirata que iba para Siracusa. Luego mandé matar al pirata y ordené que enterraran sus restos debajo de una montaña del tíbet. Y luego mandé ocupar militarmente el tíbet y sembrarlo de minas de pie (10 minas por metro cuadrado). Y así permanecerá hasta nueva orden. Otras cosas que siempre olvido intencionalmente son ahorrar, bañarme y lavar platos. ¡Ah, es tan delicioso vivir como si no hubiera un mañana!

"I can't remember to forget you."



0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...