martes, 10 de junio de 2014

TRABAJO

TRABAJO


Antes de convertirme en Lolita no pensaba en trabajar, de hecho, lo evitaba. Para mí el trabajo era una molestia innecesaria ya que me iba bien viviendo y estudiando con el apoyo de mis padres. Ya no es así. El dinero no es suficiente debido a todos los gastos extra que me generan los gatos, la computadora, los proyectos de la universidad y la moda. Me siento limitada, como si estuviera mocha de un brazo y tuviera que cargar un montón de paquetes sólo con la mano izquierda. Y la única forma de aliviar la presión es consiguiendo una prótesis de brazo que vale un montón de dinero. Lo sé, es un pésimo ejemplo, pero también es una mala situación. Todos los meses estoy debiéndole dinero a alguien y todos los meses me queda faltando algo por comprar. Por suerte ya se acercan las vacaciones y podré ahorrar un poco (al fin).

Aunque sé que necesito un trabajo, después de perder una oferta increíble por culpa de terceros y de poner varias hojas de vida sin recibir respuesta, me estoy dando por vencida. No he buscado trabajo con el entusiasmo de alguien que piensa que su trabajo es encontrar trabajo, así que es probable que sea todo culpa mía. Comienzo a recordar las razones por las que nunca quise trabajar en primer lugar. Las sopeso con las razones por las cuales quiero (y debo) trabajar pero aún así se me hace más atractivo concentrarme únicamente en estudiar y olvidarme del dinero extra. Es que suena tan pesado...

Otro asunto muy deprimente es que hace tiempo que me dí cuenta de que sólo soy buena para obtener buenas calificaciones. Lo sé, según el sistema educativo con mejores calificaciones llegarás más lejos en el mundo laboral y tendrás más éxito. Bueno, yo soy prueba viviente de que eso no es así. Hablo inglés, siempre fui la mejor de mi clase, he estudiado cocina, manicure, equitación, piano, modelado en 3D, japonés, excel, etc. ¿Domino alguno de estos campos? NO. Estoy estudiando Literatura. ¿Soy lo suficientemente buena literata, escritora y/o profesora como para que me paguen? NO. A final de cuentas lo que tengo es un montón de habilidades a medias que no sirven en el mundo laboral (o por lo menos a mí no me han servido hasta ahora). Las perspectivas no son buenas.

Mi mayor dificultad es que soy muy inepta e insegura. Si fuera a trabajar y me dieran una tarea especial y yo cometiera un error (lo que es probable pues soy MUY despistada), me derrumbaría. Me sentiría muy mal conmigo misma y me resignaría a ser despedida o algo peor. En el fondo me gustaría volver a casa muy cansada después de pasarme todo el día haciendo algo productivo y luego cobrar dinero por mi esfuerzo y gastarlo sabiendo que me lo gané. Sí, eso sería lindo, pero también tiene partes feas y difíciles. Yo no veo perspectivas de placer o satisfacción en el trabajo. Siempre será un martirio, un problema, algo que desearías poder dejar de lado para hacer otra cosa más divertida. Además, la idea de que te paguen por hacer lo que te gusta me parece muy contradictoria. Si algo que te gusta se convierte en trabajo, ¿no se le quitaría el encanto? En serio, sería contraproducente. Como usar tu canción favorita como tono de despertador. Acabarías odiándola sin importar cuánto te gustara antes.

Por ahora todo está bien porque estoy estudiando y mis padres me apoyan, pero ya me estoy poniendo muy vieja como para que me mantengan. Eventualmente mis padres ya no van a poder conmigo, yo no voy a poder conmigo. Y entonces estaré en graves dificultades. Por ahora disfrutaré de los "lujos" que tengo, pero más me vale ir examinando qué puentes son los más cómodos para instalarme debajo de ellos una vez venda todo lo que tengo y me quede sin cinco. Así es, no tengo ni una pizca de fe.

"It's been a hard day n' night, and I've been working like a dog..."


Esta entrada fue posteada en

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...