lunes, 28 de julio de 2014

COSAS QUE ADMIRO

COSAS QUE ADMIRO


Ya he hablado de las actitudes que me irritan pero es hora de hablar de las que me provocan respeto. Pensando en el tipo de persona en quien me gustaría convertirme, llegué a la conclusión de que la gente que más admiro es a la gente que tiene que vivir con grandes dificultades y a los que tienen éxito en lo que se proponen.

  • Admiro a los expertos. A la gente que escoge una carrera (artística, científica o de cualquier tipo) y la sigue hasta llegar a un nivel profesional y saber todo lo que hay que saber en la materia.
  • Admiro a los ricos. A la gente que se ha hecho rica por sus propios medios o a los que han sabido administrar bienes heredados para mantener sus fortunas. Por supuesto, estoy pensando solo en enriquecimiento lícito (por medio de inventos, venta de productos, fabricación de herramientas, etc).
  • Admiro a las personas que trabajan. Ganar dinero legalmente, así no te hagas rico con ello, ya es un gran logro desde mi punto de vista. Y entre más dinero ganes y más satisfactorio sea tu trabajo para tí mismo, más admirable es. También admiro especialmente a los que trabajan en algo que va a dejar huella en la historia o que va a cambiar para bien la vida de otras personas.
  • Admiro a los que tienen éxito en las relaciones de pareja. Cualquier persona que sea capaz de llevar una relación amorosa de forma madura, obteniendo felicidad y llevándola hasta donde tenga que llegar para entonces terminarla en buenos términos y de una forma conveniente para ambos, tiene mi admiración. Precisamente por lo improbable y difícil que es conseguirlo.
  • Admiro a los que tienen que lidiar día a día con enfermedades, ya sean las propias o las de algún familiar.
  • Admiro a la gente que es muy buena para las artes, los deportes o las ciencias.
  • Admiro a la gente que es muy buena para los juegos de vídeo.
  • Admiro a los modelos.
  • Admiro a los diseñadores de modas.
  • Admiro a los escritores.
  • Admiro a los misioneros.
  • Admiro a los físicos.
  • Admiro a los inventores.
  • Admiro a los actores.
  • Admiro a los cocineros.
  • Admiro a los políglotas.
  • Admiro a los que aprenden rápido y no olvidan lo aprendido.
  • Admiro a los que no son perezosos y siempre terminan lo que empiezan.
  • Admiro a los que disfrutan su dinero. Hay gente que se gasta toda el sueldo pagando la renta, la comida y unas cervezas para el fin de semana y jamás ahorran para darse un gusto grande para ellos mismos. Eso está mal. Incluso si uno gana poco debería dedicarse un porcentaje a sí mismo para consentirse con algún lujo fuera de lo ordinario. De otra forma sólo estás trabajando por trabajar, estás sobreviviendo pero no viviendo. La gente que es capaz de gozar su dinero tiene toda mi admiración, en especial si no ganan mucho o si les costó mucho trabajo llegar a donde están y ganar el dinero que ganan.
  • Admiro a la gente que se mantiene estable en una buena situación. Los que consiguen un buen trabajo y lo hacen bien y lo mantienen por décadas. Los que triunfan en el medio artístico y continúan siendo estrellas durante la mitad o más de su vida. Ese tipo de personas, aunque a veces la estabilidad es más cuestión de suerte que de esfuerzo o de ganas. Todo el mundo quisiera estar bien siempre.
En resumen, admiro a todas las personas que son capaces de lo que yo no he sido capaz. Ninguna de las cosas listadas puede aplicarse a mí, excepto tal vez la de disfrutar el dinero (yo no tengo obligaciones así que casi todo mi dinero lo gasto en ropa, comida y salidas). El resto son cosas que me gustaría ser o hacer algún día. Sé que depende de mí, eso es precisamente lo que me asusta.

"I look up to you, because you let me down."


0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...