viernes, 11 de julio de 2014

LA HOJA EN BLANCO

LA HOJA EN BLANCO


Creo que a todos, sin importar si somos escritores o no, nos ha ocurrido la desgracia de tener muchas ganas de escribir algo y muchas ideas acerca de qué escribir pero en el momento en el que te sientas a hacerlo, la página permanece en blanco. Es un bloqueo mental. No sabes por donde empezar, escribes tres líneas y luego las borras. Estás confundida, creías saber lo que querías escribir pero de repente no estás tan segura. Empiezas a dudar de que tu idea sea buena o de que tengas la habilidad necesaria para convertirla en una obra de arte. Crear es difícil.

Estas vacaciones tenía muchos proyectos pero por ahora sólo he cumplido un 40% de ellos debido a una mezcla de pereza, tener mejores cosas que hacer y falta de creatividad. Además de la crisis existencialista de no saber qué hacer con mi vida ni lo que va a ser de mí, también me ocurre la crisis de no saber cómo escribir lo que quiero escribir. Tengo muchas buenas ideas para escribir libros que a mí me encantaría leer, pero escribo, borro, reescribo, pienso y pienso más y la hoja sigue en blanco.

Me ha pasado (y esto es emocionante) que me cae encima un golpe de inspiración y de entusiasmo y comienzo a escribir y las palabras salen solas. Pero desde que estudio Literatura me he dado cuenta de que eso no es suficiente, de que tienes que esforzarte más, de que los buenos libros no caen del cielo. Tienes que entrenarte, cultivarte, aprender. Leer mucho y escribir más, como un ejercicio incansable, si es que quieres dominar la escritura. Si las cosas fueran tan simples y cuantitativas como en Los Sims 3, si uno nunca olvidara lo que aprende y simplemente progresara hasta dominar la técnica, siempre hacia adelante... Ah, qué bello sería. Pero los humanos avanzamos a diferentes velocidades, a veces retrocedemos y a veces simplemente somos negados. En mi caso no puedo decir que sea negada, pero me he dado cuenta de que no soy tan buena como yo creía, al menos no tan buena como para vivir de la pluma y eso me preocupa. No porque no hubiera aceptado ya que ese destino era MUY improbable sino porque la alternativa es enseñar, y eso era precisamente lo que yo no quería. Veremos qué pasa. Si logro escribir algo que valga la pena, se los firmaré especialmente cuando lo compren en la librería. ^^

"What will I remember?"


0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...