jueves, 17 de julio de 2014

MUDANZA

MUDANZA


Hasta ayer yo vivía sola en un pequeño apartamento (no muy lindo, por cierto). Era una vida sencilla, tranquila, sin demasiados lujos pero apacible. Estaba bien, porque soy una persona complicada, solitaria, a la que le gusta hacer las cosas por su cuenta y a su manera. Desde la comida hasta el entretenimiento tengo reglas y gustos especiales para todo y no soporto que sean pasados por alto. Pero eso cambia hoy.

Hace unos días mi mamá me informó que iba a venir a vivir conmigo, trayendo sus cosas y a mi hermana. Al principio no comprendí muy bien lo que eso significaba ni me lo tomé muy en serio pero ahora que veo que está pasando me doy cuenta de tooodos los cambios que esto significa. Me gusta mucho vivir sola, y no se cuánto podré tolerar vivir con alguien más de nuevo. Va a ser difícil.

TODO va a cambiar de ahora en adelante. Empezando porque puedo olvidarme de tener la casa ordenada, de tener privacidad, de mi propio espacio y de comer lo que me gusta. Otra cosa que odio de esto es la mudanza. Más bien tener que ayudar con la mudanza. La razón por la que me quedé aquí viviendo sola fue en gran parte porque ODIO el proceso de mudanza. El lugar en el que vivía mi mamá era mucho mejor que este pero aún así no quise irme porque no quería cargar las cosas, desordenar todo y volver a ordenar.

Sin embargo sé que cuando ordenemos los muebles y compremos los víveres será cuando realmente comience esta nueva vida juntas, las tres, como hace tantos años. Hemos cambiado y tenemos formas distintas de hacer las cosas y de ver las cosas pero podemos ayudarnos y disfrutar de nuestra mutua compañía. Mis amigas me han dado buenos consejos acerca de esto y uno de los mejores es que trate de ver el lado positivo.

"Hit the road, Jack, and don't you come back no more, no more, no more, NO MORE! Hit the road, Jack, and don't you come back no more..."


Esta entrada fue posteada en

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...