domingo, 31 de agosto de 2014

¿ALGO QUE DECIR?

¿ALGO QUE DECIR?


Hay muchas personas a las que les encanta hablar, expresarse, contar hasta el más íntimo detalle de sus vidas y desnudar sus almas frente a cualquiera que esté dispuesto a mirarlos a los ojos mientras lo hacen. Son ese tipo de gente que no puede ir a ninguna parte sola, no porque sean agorafóbicas (enoclofóbicas) sino todo lo contrario: les gusta demasiado estar rodeados de gente y de ruido y estar en espacios abiertos. De hecho, se sienten inseguros sin una persona al lado para charlar. Es muy extraño. Esta gente tiene montones de amiguitos y amiguitas y a donde quiera que van consiguen un grupo con el cual estar. La principal característica de estas personas, lo que explica este comportamiento tan sociable, es que les gusta hablar. No hay nada que disfruten más que escuchar el sonido de su propia voz y ser reconocidos por sus oyentes. Pero hay personas que no somos así.

Yo no siento necesidad de hablar, no siento esa urgencia. Me parece que mis pensamientos, mis reflexiones y mis opiniones están muy bien donde están; en mi mente. Incluso si son brillantes, no siento que nadie necesite escucharlas o que yo necesite validarlas enfrentándolas a la evaluación de otros. Me basta con yo misma saber lo que soy y lo que creo, y estoy segura de que no existen secretos de dos. No me resulta incómodo ni aburrido pasar dos o tres horas seguidas en completo silencio, incluso estando acompañada. Desafortunadamente, cuando la gente "comunicativa" se encuentra con alguien callado, suele pensar que tiene algo que ocultar. Pasar largos ratos en silencio y ofrecer sonrisas fingidas y monosílabos como única respuesta a cualquier estímulo es considerado de mala educación y hasta sospechoso. Eso ha provocado que alguna gente me malinterprete y piense que soy hipócrita, creída o mojigata. No es que me importe, pero si realmente les interesara saber lo que pienso se esforzarían un poco por ganarse mi confianza y averiguar los temas de los que sí me gusta hablar. En fin...

Como todos, los callados también tenemos necesidad de comunicarnos y hacer vida social, pero nuestra idea de eso no es juntarse a beber en un ruidoso bar o pasar horas conversando sobre trivialidades. Al menos, yo prefiero mil veces leer y escribir como medios de comunicación. Este blog, por ejemplo, es mi manera de dejar que quienes estén realmente interesados averigüen lo que llevo dentro. Lo escribo como si fuera un diario, algo sólo para mí, y por eso me sorprendo cuando alguien me dice "oye, estuve leyendo tu blog". Pero es una sorpresa agradable. Por este medio puedo organizar mis ideas y repasarlas antes de dejarlas salir al escarnio público. Así me aseguro de transmitir el mensaje que quiero, pues cuando hablo suelen haber malentendidos debido a mi falta de habilidades sociales. No soy elocuente, pero soy buena redactando, es por eso que la escritura es mi medio de libre expresión favorito.

¿Y qué hay de "escuchar" a los demás? Pues bien, así como prefiero que los demás me lean a mí para saber lo que pienso, yo prefiero leer a los demás para saber lo que piensan. Es verdad que soy buena escuchando y eso es porque siento muy poco la necesidad de intervenir a menos que el tema me interese demasiado. Pero francamente prefiero leer lo que las personas escriben, puesto que me parece más verdadero y más digno de confianza lo que la gente pone por escrito. Especialmente si lo escribieron sin pensar en mostrárselo a nadie. Cuando escribes, tienes la sensación de hablar contigo mismo y eso te libra del miedo a ser juzgado que usualmente te cohíbe cuando interactúas con alguien que te mira directamente a los ojos. Así que las palabras escritas suelen ser mucho más enérgicas, apasionadas y sinceras que las adornadas medias verdades de las conversaciones cotidianas. Realmente me gusta leer a las personas más que escucharlas y que me lean a que intenten sacarme las palabras a la fuerza.

No, no tengo mucho que decir, pero sí tengo mucho que escribir.

"When will my reflection show who I am inside?"


1 comentario:

  1. A mi no me gusta hablar mucho.
    Yo me digo antisocial, pero es mas porque... Se que es gente con la que no quiero lidiarme, por eso no hago un esfuerzo en hablarles o en dejar que ellos me saquen platica.
    Se leerá muy hipócrita pero, cuando veo a alguien se que me caerá bien y si no, ni para que me molesto en conocerle.
    A mi también me gusta mas escribir, como que tengo mas la facilidad que al hablar.
    Saludos♡.

    ResponderEliminar

Escribe lo que piensas...