viernes, 8 de agosto de 2014

ENTREVISTA DE TRABAJO

ENTREVISTA DE TRABAJO


¿Mencioné alguna vez que soy perezosa? No mentía. Debido a eso nunca me entusiasmó la idea de tener que trabajar. Aún recuerdo cómo hace 8 años, en año nuevo, yo estaba en mi habitación con mi hermana viendo los fuegos artificiales por el ventanal cuando me puse a pensar y a hacer cuentas y le dije: "¿puedes creerlo? En el 2014 ya tendré 20 años. ¡Qué aburrido! Tendré que trabajar... Pero ojalá tenga mucho dinero."

Ocho años después no ha llegado el trabajo pero sí he tenido relativamente buen dinero, lo cual fue muy inesperado. Por supuesto en esa época yo ni me imaginaba encontrar el Lolita y tampoco me imaginaba que un día fuera a desear algo tan desesperadamente como para cometer el terrible acto de buscar trabajo por voluntad propia. Pero así fue. Siempre he sido muy consentida. A pesar de que me manejo muy bien sola, soy responsable y mis papás confían en mí, también soy tímida para hablar con desconocidos. El sólo pensar en salir a la calle con un montón de hojas de vida bajo el brazo para tocar puertas como un predicador y repartirlas por la ciudad me causa escalofríos. A pesar de tener gustos costosos en cuanto a la comida, nunca me sentí motivada para conseguir trabajo y menos aún cuando a medida que fui creciendo mis papás comenzaron a darme mesada más y más seguido. Pero en cuanto conocí el Lolita trabajar se convirtió en una de mis prioridades. Ya van 8 meses de eso y con el dinero de mi primer trabajo (en el que sólo estuve dos semanas) me compré mi primer vestido Lolita. Sin embargo desde entonces, desde diciembre del año pasado, no conseguí nada más y estoy muy desanimada por eso.

Hace tres días, el 5 de Agosto, tuve la primera entrevista de trabajo de mi vida. Estaba emocionada y nerviosa porque si esto funcionaba iba a poder cumplir dos de mis sueños, dos de mis objetivos para este año: conseguir trabajo y ahorrar para un happy pack de brand. Fue relativamente sencillo encontrar el lugar y a la persona que iba a entrevistarme. Fue muy corto, entré y salí en cinco minutos. Sólo me preguntaron de dónde venía, mi edad, cómo me iba en la universidad y mis aspiraciones laborales. Luego me fui y al poco rato, por la tarde me llamaron para una segunda entrevista al día siguiente. Llegué justo a tiempo y un señor muy extrovertido me entrevistó. Me preguntó si sabía manejar excel y le dije que sí pero que no profesionalmente. Me preguntó si sabía manejar tablas dinámicas y le dije que no pero que estaba estudiando precisamente eso y que aprendería fácilmente. Él me dijo que era muy buen estudiante y que le encantaba mi perfil pero... Mis horarios de estudio eran un problema. Mis horarios no les convenían porque necesitaban disponibilidad de tiempo, es decir, una persona que estudiara por la noche. El caballero me dijo que intentaría buscar algo más para mí pero no me dio muchas ilusiones y a mí ya no me queda ninguna. Por ahora sigo desempleada y algo triste.

PD: Me dio alegría llegar hoy a casa después de hacer una diligencia y descubrir que mis hermosos zapatos blancos de Bodyline habían llegado. Les dejo la foto de stock para que los vean, luego me tomaré una en vivo y en directo con mi vestido y mis medias nuevas. Son mis primeros zapatos Lolita, ojalá pueda usarlos pronto con muchas faldas y vestidos hermosos.

"Always look the bright side of your life."



0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...