lunes, 4 de agosto de 2014

HÉROES, VILLANOS Y VÍCTIMAS

HÉROES, VILLANOS Y VÍCTIMAS


¿Han notado lo importante que se ha vuelto últimamente el asunto de lo políticamente correcto? La gente vive tan atemorizada de que la tilden de intolerante, retrógrada, homofóbica, misógina, machista, ignorante (o cualquier otro de los insultos políticos de moda), que sienten que tienen que disculparse y justificarse cada vez que tocan un tema polémico. Por ejemplo, si este fuera un lugar más público como 9gag, youtube o facebook, por el sólo hecho de mencionar las palabras que listé yo tendría que disculparme y decir "no es que yo sea ninguna de esas cosas o que esté a favor de ellas o que esté defendiendo a esas personas o que esté en contra de las mujeres, los homosexuales, las personas con síndrome de Down, etc." 

En serio, la gente se ha vuelto extremadamente sensible y eso hasta podría ser bueno, si fuera equitativo. Sin embargo, existe una doble moral respecto a lo correcto y lo incorrecto. El tema más candente hoy por hoy es el de los homosexuales así que lo usaré para darles un ejemplo de a qué me refiero, aunque estas observaciones también aplican a muchas otras cosas. Hay gente religiosa que actúa como si la homosexualidad fuera el pecado más grande que hay y todos los otros pecados (mentir, fornicar, engañar, robar, embriagarse, ser infiel) fueran "menos malos". Mucha gente no lo sabe, pero la Biblia dice que la homosexualidad es un pecado en una lista de alrededor de 10 pecados más entre los que se incluyen los que acabo de mencionar. Es decir, la Biblia equipara esos pecados en maldad. La homosexualidad está en la misma lista con la mentira, la borrachera y la fornicación (es decir, acostarse con alguien con quien no estás casado) y esos son pecados que el 99% de la población comete. A la luz de la Biblia el que miente en su negocio para ganar más dinero no es mejor que el que se acuesta con alguien de su mismo sexo, pero algunos religiosos siguen actuando como si ser homosexual fuera lo peor. En el otro bando es igual. Muchas de las personas que apoyan la homosexualidad y más concretamente el movimiento gay tienen una doble moral bastante parecida en lo que respecta a qué es peor. Si alguien llama imbécil o perdedor a otro, la mayoría de la gente ni se inmuta, pero si la persona a la que insulta resulta ser homosexual, le cae el mundo encima. Por alguna extraña razón ser malo con un homosexual es peor que ser malo con alguien heterosexual. Así como la gente no ayudaría a un hombre que esté siendo acosado sexualmente por una mujer pero sí ayudaría a una mujer que está siendo acosada por un hombre, parece que la gente tiene la idea de que los homosexuales son especialmente débiles y sensibles y que necesitan un trato delicado que los demás no requieren.

A esta doble moral yo la llamo el efecto "Héroes, Villanos y Víctimas". Según mi teoría, mucha gente en estos tiempos tiene la infantil creencia de que el mundo se divide en tres simples categorías:

  • Los Héroes: Son las "buenas personas" que luchan por alguna causa o apoyan a quienes han sido clasificados como Víctimas. Generalmente se la pasan insultando a los Villanos y cada vez que ven a una Víctima le dan un trato especial y diferente y le toleran cosas que a otros no les tolerarían.
  • Los Villanos: Son las "malas personas" que no apoyan las causas políticamente correctas ni tratan con admiración y cuidado a las Víctimas. No son necesariamente irrespetuosos o violentos, pero basta con que expresen su desacuerdo con alguna de las causas de los Héroes para ser clasificados como gente indeseable. No tienen ninguna cualidad, son un defecto ambulante. No tienen aciertos, cualidades, sueños, seres amados, nada, sólo son gente mala.
  • Las Víctimas: Son los "pobrecitos" a quienes se debe tener lástima y a quienes de debe tratar de forma especial. Son un montón de gente débil y traumatizada y no se les puede decir nada medianamente ofensivo porque se parten en pedacitos o se suicidan. Cualquier defecto o falla les debe ser perdonada sin más porque los pobrecitos hacen parte de una minoría o alguien los trataba mal cuando eran niños. Es necesario alabarlos por cada cosa buena que hagan incluso si sólo estaban haciendo su deber. Otra cosa, se los debe tratar como si fueran débiles y diferentes pero no se les puedes decir que lo son, se les debe decir que son "valientes", "fuertes" e "iguales" o incluso "mejores" que el resto de la gente.
Aunque parece que las intenciones de estos fanáticos de lo políticamente correcto son buenas, al final acaban igual que los fanáticos religiosos o los fanáticos de cualquier otro tipo: simplemente se vuelven irracionales y ven todo en blanco y negro olvidándose de los muchos matices que en realidad existen. Resulta que no somos héroes, villanos o víctimas, sólo somos personas que alguna vez han sufrido, han hecho sufrir o han protegido a quien sufría. Todos tenemos un poco de héroe, de villano y de víctima en nosotros.

"We can be heros just for one day."


0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...