viernes, 12 de septiembre de 2014

TE ODIO TAL Y COMO ERES

TE ODIO TAL Y COMO ERES


Les contaré una pequeña historia. Cuando era pequeña yo siempre estudié en colegios privados, pero en quinto grado de primaria me cambiaron a un colegio católico semi-privado. Semi-privado quiere decir semi-público, es decir, la educación es buena, las instalaciones y los recursos son tan buenos como las de un colegio privado pero los costos son tan accesibles como los de los colegios públicos. Bueno, de estudiar en una escuela de 200 estudiantes pasé a una escuela de 2500, de los cuales 1800 estudiaban por la mañana al igual que yo. Por supuesto, yo estaba muy intimidada y no tenía ni idea de cómo comportarme entre tantos niños desconocidos y de costumbres muy distintas a las mías (debido a mi educación religiosa en casa siempre fui "diferente").  Eventualmente me conseguí mi propio grupo de bullyies: cuatro niñas (de vez en cuando eran seis) que se dedicaron a golpearme, insultarme, intimidarme y hacerme bromas pesadas durante casi todo el año escolar. Finalmente, cuando ya casi íbamos a pasar a sexto grado, una de las pocas amigas verdaderas que tuve en ese colegio habló con nuestra profesora para que detuviera los abusos. La maestra nos citó después del recreo en la cancha de baloncesto y les preguntó a las niñas por qué me molestaban. Ellas dijeron que yo las había insultado horriblemente (cosa que jamás hice). Al parecer la líder del grupo les había dicho a sus amigas que yo estaba hablando mal de ellas. Cuando la profesora la confrontó, ella confesó que era mentira y que sólo lo había hecho porque me odiaba. ¿Y por qué me odiaba? Porque un día yo "la miré mal" (cosa que tampoco hice nunca). Al parecer moví los ojos de cierta manera que a la señorita no le gustó y por eso decidió acosarme e insultarme durante meses hasta hacer que me dieran ganas de no volver a la escuela. ¿Qué tal?

Bueno, a mi me parece que a esa niñita tan simpática no es que le molestara algo que yo hice (porque de hacer yo no hice nada, ni siquiera en defensa propia) sino que simplemente le molestaba YO. Es decir, odiaba como yo era. En ese tiempo yo francamente no tenía personalidad. Ellas tampoco, porque imitaban todos los clichés de las telenovelas y les fascinaba especialmente ponerse en el papel melodramático de la villana de culebrón mexicano. Pero mientras ellas compensaban su falta de personalidad siendo agresivas, yo compensaba la mía mostrándome débil y sumisa, y eso es en la escuela es una sentencia de muerte. Como dice el señor Shishio (el mejor villano de Rurouni Kenshin) "los fuertes viven, los débiles mueren, eso es lo natural" y al parecer también es natural que los fuertes aplasten a los débiles. Estas chicas simplemente me atacaron porque me vieron débil y eso les disgustó, o más bien, les gustó la idea de atacar a alguien que no iba a defenderse.

Cuando crecemos un poco más, los odios se vuelven más complejos. En realidad, después de los 16 años no volví a encontrarme bullyies en mi camino, o si los encontré, los esquivé fácilmente. Pero no me cabe duda de que debieron haber quienes llegaron a odiarme por las "razones" más estúpidas, simplemente por cómo soy. A veces le caes mal al instante a una persona, de forma tal que cualquier cosa que hagas, sin importar lo insignificante que sea, le basta para odiarte a muerte. Sin embargo debe ser peor creer que te la llevas bien con alguien y luego descubrir que te odia en secreto sin razón o que le caes mal NO por algo que hayas hecho sino por SER como eres. Yo no he sentido odio contra nadie pues no soy una persona de emociones fuertes. No amo ni odio con facilidad y casi nunca tomo en cuenta a los demás. Lo que hagan o digan pasa desapercibido ante mí o lo interpreto a mi conveniencia sin pararme a pensar en lo que ellos realmente deseaban transmitir. Esta habilidad para ignorar a los demás es lo que me ha permitido evadir bullyies y dramas innecesarios durante años y estoy bastante orgullosa de ella. Puede que ahora mismo hayan docenas de personas que hipócritamente me sonríen y me desean un buen día mientras por dentro me maldicen, pero yo nunca lo sabré hasta que me importe lo suficiente. ¿Cuándo será eso...? Esperen sentados, por favor.

"-¿Pero qué hice mal? -Existir."


Esta entrada fue posteada en

2 comentarios:

  1. Joder.
    Me gusta esta entrada, pero en si... Que te odien de la nada me parece algo muy estúpido, porque eso me ha llegado a pasar, al final me di cuenta del por qué, y era precisamente porque yo no hacía caso a ningún comentario, y la gente, porque me veía "diferente" quería hacerme bullying, y no lo lograba, bueno, para ellos según me lo hacían, pero yo ni en cuenta.
    Me gusta tu blog♡.

    ResponderEliminar
  2. @Little Morrui Me alegra que te guste la entrada y muchas gracias por leer mi blog y por comentar. Sí, a veces a uno lo seleccionan para matoneo sólo por ser diferente y es estúpido pero también es prueba de que uno es especial. Sería mejor que no pasara esto, pero pasa y la mejor arma que tenemos es la indiferencia.

    ResponderEliminar

Escribe lo que piensas...