sábado, 20 de diciembre de 2014

MUCHACHITO MALO

MUCHACHITO MALO

Opinión

Si alguien me pregunta "¿y cuál es tu tipo?" Suelo responder "no tengo, como con la música, me gusta lo que me gusta, mentiría si dijera que tengo un gusto en especial". Muchas personas dicen que sí tienen un "tipo" cuando se trata de parejas pero ¡es mentira! Nunca acaban con el tipo de persona que dicen que les gusta. Y eso es porque los seres humanos no sabemos lo que queremos (o no nos gusta admitirlo en voz alta) y porque el amor no tiene sentido. Sin embargo, casi todo el mundo tiene un "amor ideal" del que le habla en voz baja a su mejor amig@ cuando se hace de noche y se han acabado los temas de conversación. El mío siempre fue un personaje salido de todas las ficciones de súper-humanos que vi de niña: era guapo a niveles angelicales, fuerte a niveles demoníacos, medio loco, inteligente, temerario y siempre en control de la situación (excepto cuando no lo estaba y entonces era cuando yo entraba, para motivarlo y devolverlo al camino correcto). Luego crecí y me dí cuenta de que ese tipo de hombres no existían, o sí existían, pero estaban con mujeres a su altura, no con perdedoras como yo. 

Con el tiempo también noté un patrón en el tipo de chicos que me llamaban la atención a mí y a casi todas las mujeres: el chico malo. Cuando digo "chico malo" me refiero al verdadero cliché del "chico malo", no a esos pusilánimes y cobardes que fingen ser unos santos sólo porque les da miedo admitir lo perversos que en realidad son. Tampoco hablo de esos sujetos patéticos que se toman fotos con una pistola, usando gafas oscuras y colgantes *rueda los ojos hasta que se le revientan las córneas*. Ni de los alcohólicos pretenciosos que son tan populares en los shows televisivos de hoy en día. NO. The real thing. De eso hablo. El clásico chico malo: chaqueta de cuero, guantes de motocicleta (aunque ande a pie), cabello salvaje, sonrisa torcida, moral distraída. Ese es mi chico.

En las ficciones siempre parece tan interesante y despreocupado. Como si viviera con la certeza de que se va a morir al día siguiente -o que de que no va a morir jamás- y que no tiene más alternativa que hacer lo que le plazca sin medir las consecuencias. Nada lo detiene, mucho menos las figuras de autoridad. Sabe que es el mejor. Entiende que está rompiendo todas las reglas, lo admite y le divierte. Pero al mismo tiempo tiene problemas ¿saben? Está huyendo de sí mismo, de su conciencia, de sus miedos, ¡Pobre! Por fuera parece duro pero tiene mucho amor para dar. Sólo necesita a la chica correcta. Y a una le gusta imaginarse que es esa chica "correcta" que va a redimir su alma atormentada. Suena bien. Pero sólo dentro del terreno de la ficción, por supuesto.



En la vida real ¡es una pesadilla! Tal vez los primeros meses te sientas increíble: aventura, pasión y diversión son sus palabras favoritas. Con él siempre es dulce Y travesura. Jamás se conforma con menos, y tú puedes acompañarlo y disfrutar de su loca sed de emociones. ¡Es liberador! Y claro, también te sientes segura porque sabes que no tolerará nada contigo. Te protegerá de quien sea y de lo que sea, es como tener un león en la puerta. Además, sabes que él sólo sabe ser bueno contigo, que sólo contigo puede ser él mismo ¿no te hace sentir especial? Ah, él está acostumbrado a vivir como si no hubiera un mañana. Pero lo hay. Las consecuencias, la resaca del día siguiente, el acumulado de deudas. Todo eso volverá para morderle el trasero y tú ¡serás daño colateral, amiga! Cuando lo ves en la pantalla parece que todo vale la pena. El chico se arrepiente de haberte puesto en medio de sus problemas, promete no volverlo a hacer y después de un par de tropezones cumple su promesa y todos felices. ♫♪FAAAAAALSOOOO♫♫♪ ¡Esto es la vida real! Las cosas son mucho más complicadas que eso. La gente no cambia. Los hombres jamás abandonan su pasión (ni siquiera por la mujer que aman). Si te involucras con un motero desquiciado tendrás un motero desquiciado toda tu vida. No se convertirá en un oso de peluche que regala flores y recuerda aniversarios -sin importar cuánto amor le des-. Y sí, puede que se disculpe y se sienta mal cuando acabes sufriendo por su culpa. Pero ¡volverá a hacerlo! Y con el tiempo su rebeldía comenzará a oler a inmadurez, sus trucos empezarán a aburrirte, lo que antes te hacía admirarlo ahora te parecerán estupideces. Te sentirás como la madre soltera de un eterno adolescente. ¿Eso es sexy? Yo creo que no.

Sin embargo, parece que no muchas mujeres logran superar el complejo del chico malo. A veces uno conoce tipos que son una completa basura: borrachos, violentos, ladrones, promiscuos ¿y están casados? Claro que lo están. ¿Tienen hijos? ¡Sí, los tienen! De hecho es posible que tengan dos o más familias al mismo tiempo. Y uno se pregunta "¿cómo es que alguien tan despreciable consigue reproducirse? ¡Y más de una vez! ¡CON MUJERES DISTINTAS!" La respuesta: ¡complejo de chico malo! Lo que quiero decir es: damas, olvídense de ese delicioso rebelde. Su belleza se la comerá el vicio, su audacia se la llevará la vejez, su dinero se lo quitará su imprudencia y tú te quedarás con la peor parte: sus defectos, sin nada que los disimule. Si insistes en tener pareja, al menos aspira a lo alto. No te conformes. No vale la pena.

"Ladies, I'm not known for my good advise but gentlemen aren't nice."


1 comentario:

  1. Hola me llamo laura soy nueva en blogger y bueno me gustaria que nos siguiéramos .... la verdad que me gusto mucho tu blog!! ojala y el mio sea de tu agrado!! bueno sobre tu entrada (me gusta mucho todo lo que escribes muy bonito)

    http://laurakaramela.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Escribe lo que piensas...