domingo, 28 de junio de 2015

COMIC CON COLOMBIA 2015

COMIC CON COLOMBIA 2015


Diario, Súper Entrada


Las convenciones son una buena oportunidad para usar Lolita (si no te molesta que te pregunten cien veces de qué es tu cosplay). Este año asistí a la Comic Con Colombia 2015 en Medellín, la primera convención a la que asisto en años. Llegar a Medellín en primer lugar no fue sencillo. Una amiga me dijo del evento y estuvimos planeándolo por meses. Compramos las boletas juntas y ella hizo todo lo posible por conseguirme un alojamiento que me permitiese quedarme en Medellín los tres días. Tuvimos un traspié: entré a la página de Airbnb para alojarme en un lindo apartamento de Medellín cerca de la Plaza Mayor donde sería el evento, pero pedían mil y una identificaciones. Incluso me pidieron fotografiar mi documento de identidad. Lo hice, pero cuando llegamos a la parte de las redes sociales (fb, gmail, instagram) todo se vino abajo pues me dijeron que no podían comprobar mi identidad en las redes. Puede deberse a dos cosas: soy muy nueva en esas redes y no tengo información personal (como mi ciudad, teléfono, dirección, centro de estudios, etc.) allí. No iba a ponerla para ese estúpido sitio web así que cancelaron mi pago y este rebotó de tal forma que se perdió en el limbo financiero. Puse el reclamo en el banco pero iban a tardarse en devolvérmelo. Ahora no tenía dinero para el alojamiento, necesitaba uno gratis. La gente del mundo Lolita vino al rescate y comenzaron a pasar la voz hasta que una amable Lolita de Medellín me ofreció su apartamento. Gracias a Dios y a mis amigos, todo estaba listo para ir a Medellín. Mi amiga me prestó su maleta de viaje, la rellené como lechona con todas mis cosas Lolita y salí a un viaje de 8 horas por carretera.







 




En Medellín, me dejaron en una terminal totalmente desconocida. Tenía frío, pero sospeché que no por mucho. Eran las 6 de la mañana y tuve que bajar por unas escaleras de caracol con esa gigantesca maleta hasta la zona de taxis urbanos. El taxista se confundió un poco con la dirección que le dí pero me dejó a la vuelta de la esquina del edificio de mi amiga Lolita. Ella amablemente me recogió y me llevó a su apartamento en el séptimo piso de un edificio, que era pequeño y hermoso con una vista espectacular de Medellín. Tomé muchas fotos desde ese balcón. Bebimos té (ella tenía mucho), charlamos, reímos, bromeamos, planeamos. Llamé a mis parientes para avisarles que estaba bien y les conté lo emocionada que estaba. Mi anfitriona me ayudó a escoger mi coordinado para ese día, nos prestamos cosas entre nosotras para complementar nuestros atuendos, y nos tomamos muchas selfies. Salimos en taxi para la Plaza Mayor, aunque se nos olvidó una boleta así que tuvimos que hacer que el taxi nos esperara. Llegamos y mi amiga de mi ciudad estaba en la fila esperándonos. Saludamos, tomé fotos del lugar desde afuera, tomamos selfies y entramos.











Mi primera impresión fue que el sitio estaba bastante vacío, pero cuando llegué a la verdadera entrada comprobé que no era así. Había MUCHA gente y de todo para hacer, fotografiar y comprar. Desde el principio sentí que las Lolitas eran bienvenidas. Solo porque les llamaron la atención nuestros atuendos, a mi amiga y a mí nos entrevistaron en la pantalla grande donde tuve ocasión de explicar el Lolita e intentar dejar claro que no se trataba de un disfraz (aún así la gente siguió preguntando qué personaje era yo). También me entrevistaron brevemente y me fotografiaron (los fotógrafos sabían del Lolita, incluso me sugirieron poses, lo cual fue útil ya que no sé posar) para algunas páginas web enfocadas en la cultura pop japonesa. Aunque la inmensa mayoría pensaba que solo era un bonito disfraz, a todos les gustaba mucho la estética, hacían comentarios positivos y preguntaban por nuestros atuendos. Tuvimos que explicar que el Lolita era una “moda alternativa japonesa” y remarcar la diferencia entre moda y disfraz una y otra vez. Nos tomaron muchas fotos, cada 20 pasos alguien nos detenía para pedirnos una. En algunos casos sacaban la cámara sin preguntar, pero nosotras nos deteníamos a posar de todas formas y las personas sacaban la foto y daban las gracias. De hecho, todo el mundo llevaba cámara y le tomaba fotos a todo y a todos, con todo y con todos. Hubo un chico que simplemente llegó y, sin hablar, nos abrazó y sacó una foto con su celular. En general se sentía seguro vestir Lolita en la convención, de hecho se sentía muy bien porque recibimos muchos cumplidos (en especial el primer día), aunque hubo un par de sujetos pesados haciendo comentarios que preferimos ignorar.










En el Comic Con 2015 había muchas actividades para amantes de la cultura pop pero no necesariamente para Lolitas. La mayoría de las tiendas se enfocaban en productos de anime y manga (Tokyo Ghoul, Naruto y One Piece fueron los protagonistas por lo que yo vi). Sí hubo varios ilustradores cuyo trabajo podría ser afín a una Lolita, por ejemplo yo me compré dos lindos pósters de S-ara (Saraaraart en fb). Las lolis góticas podrían haber disfrutado los ositos zombies y las dead ragdolls hechas a mano. Había actividades interactivas, tiendas y stands increíbles por todos lados. Nos regalaron stickers, pósters y marcapáginas de Star Wars, Pixels, Hotel Transilvania 2 y Dragon Ball Z. Había una tienda de Harry Potter, un stand de Star Wars con una réplica de Yoda, un stand de Antman donde miniaturizaban tu fotografía, figuras tamaño real de los Avengers, el DeLorean de Regreso al Futuro, los Minions, etc. Nosotras nos tomamos selfie con el DeLorean y nos subimos a la moto de Terminator con gafas y chaqueta que te prestaban para las tres fotografías, de las cuales te regalaban una tirilla. Éramos de lo más tierno y amenazante. También levanté el martillo de Thor para demostrar que era digna y mi amiga aplastó con los guantes de Hulk. Me tomé una foto con el Depredador (estaba a salvo ya que él no quería mi humilde cráneo para su colección). Otra de mis amigas se unió al lado oscuro de la fuerza y blandió un sable con el casco de Darth Vader puesto. También bailamos Just Dance y pude hacer gala en público de mi legendaria ineptitud para el baile. ¿Han jugado Just Dance con peluca, tacones y petti? Es divertidísimo. La adrenalina era tanta que casi no sentía hambre ni cansancio, hasta que salía y me daba cuenta de que moría de sueño y que mis tacones me estaban matando. Dar vueltas por los pabellones en tacones todo el día fue un esfuerzo heroico. Les recomiendo zapatos bajos y ropa fresca para este tipo de eventos. Y como un Bonus, en el centro comercial Santa Fe en Medellín, adonde me llevó mi amiga en el tercer día, hay una tienda de Sanrio (para las amantes de Hello Kitty). Algo bueno de Medellín es que el clima permanece alrededor de los 24 grados lo cual es perfecto para no sudar. Yo estaba en la gloria. Fuimos pocas Lolitas en el Comic Con pero la moda gustó mucho y llamó la atención. Espero que la información que pude dar entre todo el ajetreo haya servido de algo para que algunas personas conozcan más el Lolita y vayan aprendiendo a diferenciarlo del cosplay. Pero no se crean, también hubo cosplays grandiosos y encantadores, de princesas de Disney, del hada madrina, de Fiona y la Dulce Princesa, de Majimbú, de Dr. Who, de Jack Frost. ¡Todos ameritaban foto!











Ninguno de los tres días fuimos de los primeros 500 que recibirían premios gratis porque sin importar lo temprano que fuéramos, siempre había fila. El primer día fue el de las fotos. Estuvimos todo el día juntas de aquí para allá tomándonos fotos entre nosotras con todo lo que nos parecía interesante. Navegamos entre el mar de gente llamando mucho la atención, respondiendo preguntas y posando para muchas cámaras. Lo más divertido fue subirnos a la FatBoy de Terminator y posar como malotas con petti. Cuando nos entrevistaron para la pantalla grande fue gracioso porque mi amiga no escuchó lo que preguntaron así que yo tuve que tomar el micrófono y explicar por qué me gustaba el Comic Con y qué era el Lolita. Creo que perdí la razón un poco porque estaba nerviosa y pensaba muy rápido lo que decía. Solo recuerdo haber dicho la palabra “Geek” con un chillido destemplado (me odio). Estábamos juguetonas y de buen humor cuando bajamos a ver a mi amiga de mi ciudad jugar en el Mil Espadas. Es como un “captura la bandera” pero con espadas falsas con las cuales debes defender tu bandera. En eso mi amiga tuvo un percance con el sierre de su falda, aunque ella llevaba pantymedias gruesas debajo que funcionaban como leggins. Nos fuimos de emergencia en taxi al centro comercial, donde compramos un pantalón que mi amiga se puso de inmediato y que le quedaba increíble. Después fuimos a Subway a comer. Reímos y disfrutamos mucho contándonos cosas de nuestra vida, bromeando, comentando el Comic Con. Volvimos al evento y seguimos disfrutando. Al final del día, habíamos recorrido todo, probado de todo un poco y comprado nada. Fue maravilloso conocer a otra Lolita por primera vez y salir con ella. No me sentí nada rara o nerviosa como a veces me pasa en mi ciudad. Me sentí increíble. Mi amiga Lolita y yo nos fuimos temprano mientras mi otra amiga se quedó en la sección de videojuegos. Por la noche tuve la despampanante vista de Medellín iluminada por las luces de los edificios. Era como ver el cielo nocturno perlado de estrellas a mis pies. Dormí en un colchón de aire que parecía una balsa y que era muy cómodo.

El segundo día una amiga de mi amiga vino al apartamento y nos arreglamos las tres. Nos tomó un buen rato porque nos habíamos levantado tarde después de que mi amiga se trasnochara escribiendo un ensayo y que yo recuperara el sueño perdido la noche anterior en el bus. Me puse un coordinado precioso con mi vestido de brand rosado y fuimos al evento. Mi amiga y un chico de nuestra misma ciudad del que nos hicimos amigos el día anterior nos estaban esperando pacientemente en la fila. Entramos al pabellón y lo primero que hicimos fue ir a bailar al Just Dance, en el que no me fue muy bien. Aún así me encantó y quise hacerlo de nuevo, pero los demás estaban cansados así que fuimos al segundo piso y nos tomamos fotos con utilería de Star Wars. Luego de eso bajamos a tomar fotos con los cosplayers y yo me perdí un rato mientras mis amigas de Medellín saludaban a algunas personas. Recorrí todo el lugar buscando algo para mí y un regalo para mi hermana. Fue entonces cuando compré los dos pósters de S-ara. Luego compré un llavero del bastón de estrella de Sakura Card Captors y el collar de la bandera de la casa Targaryen de Game of Thrones, que mi hermana me pidió (no se lo quita desde que se lo traje). Por la noche mi anfitriona se sintió un poco mal así que se fue con unos viejos amigos y yo me quedé con mi amiga de mi ciudad viendo jugar League of Legends. Más tarde recorrí el pabellón yo sola tomando fotos a todos los stands y tomándome mi tiempo para mirar todo en detalle. Por la noche salimos del evento y fuimos con un conocido de mi amiga a comer hamburguesas frente al pabellón. Fue muy divertido. Volví en taxi al apartamento y le pregunté a mi anfitriona cómo estaba. Subí las fotos del día a su Onedrive y a mi Facebook y charlamos. Luego, como yo quería turistear, llegó un amigo de mi amiga y salimos con él a recorrer una de las zonas rosa de la ciudad. Fue adorable. Habían muchos bares, música y diversión. Conocí la estación del metro y los edificios y parques del barrio, que eran preciosos. En la calle, en el suelo, estaban grabados los nombres de muchos países. Tomamos unos jugos y nos quedamos charlando hasta las tres de la mañana. Incluso hicimos una pequeña carrera. Volvimos a casa y dormí como bebé.

El tercer día el chico de mi ciudad que conocimos en el evento vino a traernos el desayuno y salimos en su carro a recorrer la ciudad. Medellín es hermosa. En el auto estuve todo el tiempo con la cámara afuera, tomando fotos, y estuvimos escuchando música y cantando las letras. Creo que fue el mejor viaje en carro que he tenido. Entramos a tres centros comerciales, para averiguar una cosa para nuestro amigo. Mi favorito fue el Santafe. Era precioso, con banquitos, sillones y zonas verdes artificiales en cada piso donde se podía descansar y tomar fotos. Comimos unos mini rollos de canela en Cinabbon (estaban calientes) y me tomé fotos frente a la tienda de Sanrio justo cuando encendieron las luces. No tenía dinero, pero cuando vuelva a Medellín definitivamente me compraré algo allí. También vimos el café-restaurante Planet Comics que tenía una tienda de Harry Potter, estatuas del Joker, Silver Surfer y el Capitán América, una réplica del Trono de Hierro y de la máscara de El Señor Oscuro. Entramos a una bonita tienda de mascotas y vimos un Conejillo de Indias y unos gatitos preciosos. Después de eso fuimos directamente al Comic Con. Fuimos a apoyar a nuestro amigo en el torneo de Just Dance pero desafortunadamente no pudo ganar. Aún así se divirtió. Mi anfitriona y sus amigos fueron a ver el partido de Colombia que se transmitiría por la pantalla grande y yo fui con mi amiga de mi ciudad a la sección de videojuegos a jugar Mortal Kombat y ver el torneo de Hearthstone. Nos quedamos ahí el resto del Comic Con mientras el chico bailaba en el Just Dance y mi anfitriona y sus amigos pasaban tiempo en una conferencia de Star Wars. Por la noche volvimos al apartamento y me senté en el balcón a darle una última mirada a Medellín mientras mi anfitriona salía con sus amigos un rato. Cuando llegaron me llamaron un taxi, nos despedimos y me acompañaron abajo. Luego de eso tuve que hacer mi viaje sola y regresar a mi ciudad y a mi vida cotidiana, pero quedé con un maravilloso recuerdo.







Algo maravilloso de mi anfitriona es que nunca nos habíamos visto de frente y aún así me ofreció su casa, su comida, su tiempo, sus amigos. Su generosidad y dedicación hacia mí fueron increíbles. No dejaba de preguntarme cómo estaba y eso que ella misma tenía varias cosas personales de las cuales ocuparse. Se sentía un poco enferma, cansada, tenía mucha carga académica, estaba lidiando con muchas cosas. Aún así puso primero mi satisfacción y entretenimiento. Ella fue la principal responsable de que mi viaje fuera genial.



Espero volver el próximo año y ver a la gente genial que conocí (Lolita y no Lolita). ¡Nos vemos en el Comic Con 2016!

"Nori, nori, nori."


1 comentario:

  1. ahhhh yo no sabia de ese evento, habia escuchado del comic con pero de EEUU, si algun dia llego a tener el dinero seguro ire, claro despues de cumplir mi sueño de ir al SOFA.

    Que bien q conseguiste con quien quedarte y se nota q te divertiste mucho

    ResponderEliminar

Escribe lo que piensas...