jueves, 27 de agosto de 2015

TODOS MIS COORDINADOS LOLITA

TODOS MIS COORDINADOS LOLITA

Lolita

Acabo de darme cuenta de que este es un blog Lolita sin fotos Lolita... Es vergonzoso. Así que aquí están mis coordinados:











El último viene de un dream print que me compré: el Sweet Cream Strawberry Days de Baby the Stars Shine Bright.




Ah, y por cierto, les informo que acabo de comprar un vestido nuevo. Sí, en vez de accesorios para el computador, en vez de petti, blusa, zapatos, peluca nueva (en un arranque de ira boté a la basura la peluca marrón y las colitas de la peluca negra), un abrigo, un bolso, u otras cosas más necesarias, me compré un vestido sailor/school Lolita nuevo. Lo conseguí de segunda mano en Closet Child, es de la colección de 2012 de Angelic Pretty (el primero que tengo de esa brand). Se llama "Vintage School OP" y lo conseguí en color rosado. Tiene un bolsillo y vino con un alice bow. Ya les mostraré el coordinado que tengo pensado, inspirado en una portada de Gothic and Lolita Bible (aunque no es exactamente el mismo vestido).








"Dakedo I wanna get a new look..."


AUTOBIOGRAFÍA

Autobiografía

 Diario

Les diré que en mi universidad me pidieron escribir una autobiografía de dos o tres párrafos. Fue trabajo difícil ya que uno no desea tener que enfrentarse a algo como eso. Además de que me es muy difícil escribir sólo dos párrafos de cualquier cosa. Al final me salió demasiado larga y tuve que escribir otra. En esta autobiografía hay cosas personales que tal vez no debería mencionar. Al diablo. Aquí está:

Empezaré por decir que esta no es la biografía que me gustaría escribir. No es que mi vida haya sido especialmente trágica, es sólo que no ha salido a mi gusto. Bueno (lector, imagina aquí un largo suspiro), esto ha sido mi vida: Nací el 25 de diciembre de 1993 lo cual no convino nada a mi madre quien tuvo que dar a luz al son de guerra de los fuegos artificiales. Cuando nació mi hermana yo le enseñé a gatear. Un par de años después vi que mi papá sostenía a mi mamá sobre la cama y le daba una cachetada mientras ella le reclamaba por otra mujer. No volví a ver a mi papá en mucho tiempo. Mi mamá se fue a Panamá con un novio suyo y nos dejó con mis abuelos hasta que mi papá vino a recogernos para dejarnos en su casa familiar. Mi abuela Custodia cocinaba delicioso y su casa era muy linda. Nos divertíamos mucho jugando con nuestros primos. En especial nos gustaba pasar tiempo con la prima Karen, que era mayor y tenía experiencia con los novios. A mi papá casi no lo veíamos, pero recuerdo vívidamente haberlo encontrado en un sofá abrazado a dos mujeres rubias. Besaba a una mientras el humo escapaba de su cigarrillo. Fue la única vez que lo vi fumando. Cuando mi mamá volvió a Colombia y vino a recogernos no la reconocimos en primera instancia. Yo había estado torturando a mi hermana diciéndole que la iba a acusar de algo y obligándola a llamarme “majestad”. Ella me acusó en cuanto pudo.
 Volvimos a nuestra vieja casa, la del matrimonio, y mi mamá empezó a trabajar vendiendo gas natural. Una noche un hombre tocó la reja, mi mamá lo dejó pasar, hablaron, se encerraron en el baño, él no volvió a irse hasta años después cuando tuvo que huir de las personas a las que debía. Ese hombre era fumador y le gustaban los perros, a nosotras los gatos (él los odiaba). No recuerdo un momento de mi vida en el que no tuviera gato: Daisy, Minnie, Simba, Kitty, Pucca, Bigotes, Jane, Pepe, Ginny, Jolie… Él nos trajo muchos perros y los últimos fueron Waldo y Timmy Tommy. Los adorábamos. Todas las noches comíamos pan con chocolate mientras veíamos las telenovelas (sí, los perros también). Cambiábamos de casa con mucha frecuencia y siempre había nuevos “niños de la cuadra” con quienes jugar y vivir ridículos dramas infantiles. En el colegio tenía altas calificaciones y ningún amigo. La primaria la cursé en un colegio pequeño en el que éramos tan pocos que no se podía desperdiciar compañeros de juegos excluyendo a nadie. Pero en el colegio católico en el que cursé la secundaria habían más de tres mil estudiantes y todos tenían grupitos lo bastante grandes. Lo que nunca me faltó fueron abusones. Volví a ver a mi papá a los ocho años y desde entonces venía una vez al mes, a vernos, traer dinero y llevarnos a pasear un par de horas. Me sentía culpable por pedirle dulces cada vez que lo veía.
 Pasamos épocas de hambre y épocas de abundancia. Cada época de hambre se resolvió con la ayuda de mis abuelos, cada época de abundancia se acabó con la ayuda del novio de mi mamá. En una de esas ocasiones él se endeudó demasiado y tuvo que salir huyendo a un caserío nariñense. Mi mamá se fue tras él y a los pocos meses vino a arrastrarnos con ellos. Mi vida en Nariño fue un borrón de lágrimas, selva, lluvia y oscuridad. De esa época conservo un diario compuesto por notas suicidas semanales. Ocho meses después mi tía me rescató enviándome el dinero para volver a Cali y quedarme en casa de mis abuelos maternos. Mi hermana vino conmigo, aunque ella estaba dispuesta a quedarse, y trajimos a la gata con nosotras (los dos perros murieron allá). Volví justo a tiempo para el funeral de mi abuela Custodia, de la que no me pude despedir. Mi papá llegó pocas semanas después con la sorprendente noticia de que íbamos a vivir juntos por primera vez en 10 años. Nos trasladamos a la vieja casa y pasamos la primera noche durmiendo sobre cartones y cobijas en el suelo. Mi papá no nos conocía y nosotras a él tampoco. La mayor parte del tiempo no estaba en casa, nos dejaba el dinero para comprar la comida y se iba a trabajar. Cuando sí estaba veíamos películas y escuchábamos su música favorita. Terminé el bachillerato en un colegio público de pésima calidad, pero logré in ICFES decente para entrar a la universidad. Mis primeros intentos por inscribirme a Arquitectura fallaron por poco, pero finalmente me decidí por Literatura y después de un año de vacaciones no programadas, entré a estudiar. Mi papá se fue a Chile y mi mamá, luego de vivir con nosotras nuevamente por un corto espacio de tiempo, se fue por el país para trabajar también. Desde entonces vivo solamente con mi hermana, en una bodega adaptada como vivienda en el terreno de mis abuelos. Desde los 10 años he llevado un diario anual, de los cuales conservo solo ocho. Mi vida amorosa ha consistido en acariciar gatos y en admirar personajes de novelas y series animadas. Por ahora la universidad está retrasando el momento en el que tenga que trabajar y vivir por mi cuenta. Cuando ese momento llegue espero que la inanición no sea tan dolorosa como parece en internet.


Lo más molesto de escribir una autobiografía es descubrir que te has olvidado de varias porciones de tu vida y no estás tan seguro de si lo que escribes realmente sucedió así, o solo fue tu impresión, o solo fue un sueño, o una escena recreada. Estoy segura de que si preguntan a mis familiares ellos tendrán su propia versión (tal vez muy distinta a la mía) de mi vida y de sus vidas alrededor mío. Bueno, si la quieren contar que hagan su propio blog.

Notarán que no menciono el Lolita por ningún lado. Eso es porque el Lolita es algo muy reciente y de lo que hablo con mucha frecuencia así que no es necesario entrar en detalles. Ustedes ya lo saben todo.

¿Han intentado escribir su autobiografía?

"If I die young, bury me in summer..."

COSAS QUE AÚN QUIERO DEL LOLITA

COSAS QUE AÚN QUIERO DEL LOLITA

Lolita

Hay muchas experiencias alrededor del mundo Lolita que ya he disfrutado: hacerme una photoshoot, salir de Lolita por primera vez, ir de Lolita a una convención, comprar mi primer brand, comprar accesorios lindos y medias con diseños, salir con otras Lolitas, hacer amigos con intereses similares, ayudar un poco a gente nueva, escribir para medios Lolita (revistas, blogs), ganar concursos de coordinados (¿les conté que acabo de ganar el Lolita Snaps Cover de Agosto?), celebrar el Loliday (sola, pero lo celebré), comprar mis Dream Dresses, verme como de ensueño con mis coords, comprar mis propias cosas con el dinero de mi trabajo y estoy invitada a asistir al panel Lolita del SOFA 2015 en Bogotá. Todo ha sido maravilloso y son las cosas que están más a mi alcance, pero aún hay algunas que me faltan, algunas de las cuales son muy improbables pero que me sacan suspiros y me hacen soñar. Siento que no podré dejar el Lolita hasta que no cumpla estos sueños (o pierda la esperanza de cumplirlos).

  1. Tener una comunidad. Esto es una mezcla de no poder y no estar segura si quiero. Tener una comunidad puede salir tremendamente bien o terriblemente mal. Puede que acabe atada a un montón de gente con la que no tengo nada en común a nivel personal y que acabe sintiéndome prisionera de una incómoda sociedad de gente que espera cosas de mí y me juzga a cada paso que doy. ¿Qué tal si entro a una comunidad y luego resulta que no me gusta nadie allí? ¿Qué tal si es gente dramática o conflictiva? ¿Qué tal si yo les caigo mal o desencajo? Mi sueño de una comunidad sería lindas y divertidas reuniones ocasionales con un toque personal, una o dos tea partys majestuosas al año, gente madura, linda, educada y con sentido del humor con la que sea maravilloso pasar el rato aunque tengamos opiniones opuestas, postres, elegancia, una buena excusa para usar Lolita y salir de la rutina de vez en cuando. Pero eso no ha sido posible ya que no vivo cerca de ninguna comunidad (o de ninguna Lolita, prácticamente soy la única en la ciudad) y porque no he encontrado personas realmente afines en la moda. Hay mucha gente que está relacionada con el mundo del Lolita que me cae muy bien, pero no son Lolitas como tal y eso hace imposible la creación de una comunidad y mis sueños de tea partys, visitas a museos y restaurantes, salidas al cine y etc se caen a pedazos. Francamente me dan ganas de mudarme a otro país o por lo menos a otra ciudad. La escena en Cali está muerta.
  2. Visitar una tienda Lolita en persona. Eso si que no se podrá. Las tiendas Lolita sólo se encuentran en tres países: E.U., Francia y Japón. Es todo. Hasta las brands independientes se ubican principalmente en Asia y en Europa, lo cual las pone lejos de mi alcance. ¿Por qué deseo visitar una tienda en físico? Debería ser algo obvio pero lo diré: quiero ver todas esas prendas juntas en vivo y en directo. Quiero probármelas, sentirlas, ver cómo me quedan, olerlas, todo antes de comprarlas. Estoy segura de que podría comprar cosas que jamás pediría online, solo porque al verlas en persona descubriría que son perfectas para mí. También me gustaría ver a otras Lolitas comprando y ser atendida por las vendedoras. Todo eso, me daría la sensación de que todo esto es real y que no estoy sola.
  3. Vivir el lifestyle. Los escritos de Novala Takemoto y el encanto romántico del Lifestyle Lolita son lo que me ayudó a decidirme por esta moda en primer lugar. Sentarse en un jardín floreado a beber té con galletas en una elegante vajilla mientras leo literatura del siglo XVIII u ojeo la Gothic and Lolita Bible. Ah, qué bueno sería. Vivir entre momentos de elegancia, siempre visitando los restaurantes más elegantes, los parques más lindos, vistiendo de forma hermosa, comiendo cosas lindas, rodeada de cosas lindas. Tener una casa o al menos un cuarto que combine totalmente con mi estilo, lleno de detalles encantadores. Y... no he hecho nada de eso simplemente porque no soy nada creativa. Soy torpe, no podría decorar bien una habitación, no tengo un buen sentido del espacio o de la estética, además soy tacaña para gastar el dinero en salidas a restaurantes, y en especial, porque no tengo con quién compartir todo eso. Podría planear todo tipo de salidas Lolita a lugares divinos de mi ciudad, aventurarme a conocer realmente mi ciudad, pero tendría que hacerlo sola. Demasiado triste, me aburriría apenas llegar. Estaría sentada en algún restaurante mirando por todos lados a los grupitos y a las parejas que charlan, sientiendome estúpida porque estoy sola y todos me miran. Por eso siempre que salgo sola de Lolita acabo en el cine o en algún lugar común y corriente e informal. Porque no quiero que la atención se centre en mi cuando esté allí sentada mirando al vacío.
  4. Comprar de las brands directamente. En otras palabras tener brand nuevecito, fresco, recién salido de la tienda, en la bolsa original de la marca.
  5. Tener todos mis dream dresses y dream prints. Quiero vestidos de chocolates, de gatos, de conejos, de carruseles, militares, góticos, old school y clásicos.
¿Tienen algún hobby o carrera de la que aún esperen cosas?

"I'll tell you what I want, what I really, really want..."


miércoles, 19 de agosto de 2015

SCRIPT

SCRIPT

Guión Cinematográfico

El semestre pasado escribimos guiones para cortos cinematográficos. Me gustó mucho como me quedó esta historia.


CINE AL PARQUE

Hay que salir del cine e ir al parque con la familia.

Historia original por Denisse Benítez Mendoza



GUIÓN LITERARIO

(11 de mayo de 2015. Duración aproximada: 20 minutos)


CINE AL PARQUE

Hay que salir del cine e ir al parque con la familia.

Historia original por Denisse Benítez Mendoza


SINOPSIS

NICOLÁS llega al parque tomado firmemente de la mano de su hermano mayor, ÁLEX. Los hermanos se acuestan en una colina del parque y ÁLEX finge estar dormido. Cuando NICOLÁS se duerme y lo suelta entre sueños, ÁLEX se levanta y corre colina abajo. Le pide a una señora que cuide de su hermano y se va corriendo hacia la calle. Llega a una sala de cine muy pequeña y se mete sin pagar. Sonríe mirando la proyección. En voz baja nombra a los personajes de la película y repite un par de diálogos. Sale del cine al término de la película y se devuelve al parque. Cuando llega al parque ve que no hay absolutamente nadie y corre hacia donde había dejado a su hermano. Ve que no está y baja corriendo la colina, gritando el nombre de NICOLÁS. Como nadie le responde, corre a buscarlo y al poco tiempo se pierde. Suceden una serie de acontecimientos misteriosos. Asustado, ÁLEX huye y, muy nervioso, repasa en voz alta las películas de las cuales reconoce esas escenas. Entonces ve un puente que conduce a un castillo lejano y ve a un hombre misterioso en el puente. Reconoce al hombre de una película y corre hacia él llamándolo por su nombre. El hombre se da la vuelta, revelando por su apariencia que es un vampiro. NICOLÁS está con él. ÁLEX le pide a NICOLÁS que regrese pero tanto él como el vampiro se oponen. ÁLEX le recuerda a su hermano los buenos momentos que han tenido juntos y cuando el pequeño camina hacia él con algo de duda, aprovecha para cargarlo y huye rápidamente del vampiro y de todas las criaturas extrañas. Durante la lucha del escape ÁLEX reflexiona en voz alta sobre la importancia de la familia y de vivir en la realidad. En ese momento se hace de día y las criaturas desaparecen. ÁLEX y NICOLÁS regresan al parque juntos, sintiéndose mejor consigo mismos y el uno con el otro. Se acuestan el uno al lado en la colina y mientras duermen el mundo regresa a la normalidad y se llena de gente otra vez. Los dos hermanos se abrazan entre sueños.

CINE AL PARQUE

Hay que salir del cine e ir al parque con la familia.

Historia original por Denisse Benítez Mendoza


STORYLINE

Dos hermanos van a pasear a un parque y el mayor abandona al menor mientras este duerme para ir a ver una película. Al regresar al parque se encuentra con que todos, su hermanito incluido, han desaparecido. El adolescente corre a buscar a su hermano pero se encuentra perdido cuando la ciudad se transforma de repente en el extraño mundo de las películas. El personaje tendrá que luchar para encontrar a su hermano y llevarlo de vuelta al mundo real con la promesa de pasar más tiempo con él, como familia.

CINE AL PARQUE

Hay que salir del cine e ir al parque con la familia.

Historia original por Denisse Benítez Mendoza

Fade In
ESCENA 1 EXT. PARQUE. TARDE
Estamos en un parque grande con muchas colinas y árboles desde el que se ve la calle. ÁLEX y NICOLÁS doblan una esquina, cruzan la calle y llegan al parque. NICOLÁS está agarrado con mucha fuerza de la mano de ÁLEX. Se van hasta el fondo, a la colina más grande, y suben. Se recuestan bajo la sombra de un árbol.

ÁLEX
(señalando hacia el cielo)
Mira NICO. ¿A qué se te parece esa?

NICOLÁS
(mirando hacia el cielo)
Hmmm, a un cordero.

ÁLEX
A mi me parece un dragón de río.

NICOLÁS
¿Un dragón de río?

ÁLEX
¿Y esa qué?

NICOLÁS
Parece una mano cogiendo una flauta.

ÁLEX
¿En serio? A mi me parece una ballesta medieval. ¿Y aquella?

NICOLÁS
(mirando a ÁLEX)
¿A ti qué te parece que es?

ALEX
Un globo aerostático de guerra.

NICOLÁS
A mi me parece que es un cochino.

ALEX
(riendo)
Un cochino.

NICOLÁS
Y esa de allá es un lagarto.

ÁLEX está callado y hay un silencio largo.

NICOLÁS
¿No te parece? Esa sí puede ser un dragón, pero como no tiene alas yo digo que es un lagarto.

ÁLEX calla y cierra los ojos.

NICOLÁS
¿ÁLEX? ¿Es un lagarto o un dragón? ¿O será un barco? ¡ÁLEX!

ÁLEX está callado, con los ojos cerrados, respira profundamente. Nicolás lo sacude y después se queda quieto. Entonces cierra los ojos. Se duerme. Al poco tiempo suelta la mano de ÁLEX. ÁLEX abre los ojos y retira el brazo. Sonríe y corre colina abajo.

ESCENA 2 EXT. PARQUE. CREPÚSCULO
Estamos en el parque. Ya ha llegado mucha gente y hay una señora que mira y regaña a un par de niños que son sus hijos. ÁLEX corre hacia ella.
ÁLEX
DOÑA NELSI, buenas noches.

DOÑA NELSI
Buenas ÁLEX, ¿cómo está?

ÁLEX
Bien doña.

DOÑA NELSI
¿Y su hermanito?

ÁLEX
(señalando la colina)
Allá lo dejé solito. ¿Será que me le echa un ojo mientras voy a hacer una vuelta?

DOÑA NELSI
¿Y eso qué? ¿Va a comprar algo?

ÁLEX
Nooo, una vuelta de la casa. ¿Me hace el favor?

DOÑA NELSI
Bueno ÁLEX, váyase tranquilo pero no tarde que apenas se ponga bien oscuro me toca llevarme a estos muchachos para ponerlos a dormir.

ÁLEX
Sí, señora. Gracias.

ÁLEX se va trotando y atraviesa la calle.

 ESCENA 3. EXT. FRENTE AL CINE. CREPÚSCULO
ÁLEX llega a la salita de cine. Ve al vigilante en la puerta y hace un rodeo. Se va para la parte de atrás y encuentra una ventana que no está ajustada. Fuerza la ventana hasta que la abre y se mete por ahí.

ESCENA 4. INT. DENTRO DEL CINE. CREPÚSCULO
Estamos dentro de la sala de cine y ÁLEX acaba de entrar. Hay ocho personas distribuidas entre las veinte butacas y todas miran a ÁLEX pero ninguna dice nada. ÁLEX se adelanta hasta la segunda fila de asientos. Mueve la mano y saluda en susurros a un señor y a un muchacho que lo reconocen. Se sienta y mira la proyección. Sonríe ampliamente.

ÁLEX
(susurrando como para él mismo)
Do you know what the scariest thing is? To not know your place in this world, to not know why you're here.

Al mismo tiempo un personaje de la película dice las mismas palabras.

ÁLEX
Elijah Price, magnífico. Ah, Unbreakable, ésta me encanta.

ESCENA 5. EXT. LA CALLE. NOCHE
ÁLEX camina por la acera y no hay nadie más a la vista ni pasan automóviles. ÁLEX comienza a andar por en medio de la carretera. No se oye ningún ruido.

ÁLEX
Pero esto está muy solo. No deben ser más de las ocho y media.

ESCENA 6. EXT. EL PARQUE. NOCHE
Llega al parque y tampoco hay nadie. ÁLEX se ve preocupado y gira la cabeza a todos lados.

ÁLEX
¡DOÑA NELSI! ¡DOÑA!

Silencio. ÁLEX avanza por el parque. Mira a su alrededor.

ÁLEX
¡DOÑA NELSI! ¿No hay nadie?

ÁLEX sube corriendo la colina. No hay nadie. ÁLEX baja la colina rápidamente y empieza a ir de un lado a otro en el parque.

ÁLEX
(poniéndose las manos alrededor de la boca)
¡NICOLÁS! ¡NICOLÁS! ¿Dónde se metió? No moleste ¡VENGA! NICOLÁS. ¡NICOLÁS! ¿Adónde se fue? ¿Se lo habrá llevado esa vieja?

ÁLEX corre y sale del parque.

ESCENA 7. EXT. CALLE. NOCHE
Estamos en la calle y ÁLEX camina rápido. Se detiene en seco y mira a los lados. Se devuelve unos pasos y mira por una esquina y por la otra. Sigue por donde iba pero de nuevo se devuelve.

ÁLEX
¿Pero esto qué es? Por aquí no quedaba la casa de DOÑA NELSI.

ÁLEX camina en confusión por la calle hasta que se mete por una callejuela y una barrera de árboles le cierra el paso. ÁLEX se ve confundido. Se devuelve y nota que toda la ciudad se ve diferente. Mira un arbusto de hojas azules. Mira un helecho de hojas retorcidas en bucles, color morado. Mira un árbol que crece en una esquina, con las ramas en espirales. ÁLEX aprieta el paso pero no sabe a dónde va. Aparece una niebla que sube del suelo y le oculta los pies. ÁLEX mira por encima de las casas y ve puntas de torres y agujas de iglesias. Pasa junto a un edificio y mira hacia arriba, a la cima. Se ve sorprendido y perturbado. De uno de los pisos superiores se oye un tintineo de vidrio roto y un hombre salta hacia el vacío. ÁLEX se lleva las manos a la cabeza y abre la boca. El hombre cae hasta que, a los pocos metros de tocar el suelo, se levanta volando con los brazos extendidos. ÁLEX resopla por el susto. Trota al otro lado de la calle y sigue al hombre volador con la mirada.

ÁLEX
¿Qué es esto? ¿Dónde estoy?

Se oye un estruendo en el cielo y ÁLEX vuelve a mirar hacia arriba. Un globo aerostático en llamas vuela por encima de la ciudad y de ÁLEX. Él se cubre la cabeza con los brazos, mira hacia arriba y ve a una muchacha que vuela en un planeador blanco en persecución del globo. ÁLEX tiene la boca abierta y retrocede unos pasos. Se esconde bajo la sombra de una pequeña carpa de un edificio de hoteles y se sienta en el suelo, cansado y confundido. Pasa las manos por su rostro. Mira a todos lados. La niebla se hace más densa y sube un poco más. Pasa un minuto y ÁLEX se pone de pie. Camina hacia la calle pero se detiene al ver que tres hombres se acercan al edificio donde él se había sentado. Los hombres usan gabardinas de cuello alto y sombrero, además de bufandas oscuras, y no se les ve el rostro, sólo el blanco de los ojos. ÁLEX corre hacia ellos.

ÁLEX
(agitando los brazos en el aire para llamar la atención)
¡Señores! ¡Oigan! ¿Qué calle es esta?

Los hombres permanecen en silencio y se detienen frente a la puerta. ÁLEX baja los brazos y deja de correr. Comienza a caminar hacia ellos un poco más tranquilo.

ÁLEX
¿Oyeron el accidente? Como que se cayó un globo aerostático. Quién sabe de dónde venía.

Los tres hombres se quedan muy juntos dándole le espalda a ÁLEX, formando un círculo en la entrada, frente a la puerta del hotel.

ÁLEX
¿Qué barrio es este?

ÁLEX ya está a cuatro pasos cuando uno de los hombres abre la puerta y los demás se apresuran a entrar detrás de él sin decir una palabra.

ÁLEX
¡Ey! ¡Espérense! ¡Un momento!

ÁLEX se abalanza contra la puerta tratando de que no la cierren. Se oye la cerradura cerrarse desde adentro y ÁLEX intenta en vano girar la perilla. Patea la puerta un par de veces con frustración y da la media vuelta para enfrentar la calle. ÁLEX abre grandes los ojos cuando ve unas siluetas con forma humana que flotan y se agitan como humo a lo largo de la acera de al frente. ÁLEX mira de una esquina a otra de la calle. La encuentra llena de sombras y se aprieta contra la puerta del hotel con expresión confundida. Mira a su derecha y ve a una silueta que se le acerca rápidamente, como deslizándose. ÁLEX corre asustado en dirección opuesta.

ESCENA 8. EXT. AFUERAS DE LA CIUDAD. MADRUGADA.
ÁLEX llega resoplando a las afueras de la ciudad. Hay pocas casas y un largo camino que atraviesa un campo de hierba y árboles. ÁLEX mira a su alrededor y sigue por el camino. Al poco rato se detiene al ver un puente a varios metros de allí y la silueta de alguien que está a punto de cruzar. ÁLEX trota hacia la figura y se detiene en seco de repente.

ÁLEX
(llevándose las manos a la cabeza)
¿MEIER LINK? ¡Es MEIER LINK! ¡El vampiro!

ÁLEX corre entusiasmado hacia él. El hombre se detiene y se da la vuelta revelando un rostro pálido y duro. El viento le abre la capa y queda visible NICOLÁS que está aferrado a la pierna del vampiro. ÁLEX ve a su hermano y deja de correr.
ÁLEX
(inclinando la cabeza hacia adelante)
¿NICOLÁS? ¿Eres tú? ¡NICOLÁS!

ÁLEX estira los brazos hacia su hermano pero NICOLÁS se aferra con más fuerza y mira a ÁLEX con rencor. ÁLEX se queda quieto y mira a MEIER y a NICOLÁS sucesivamente.

MEIER LINK
Nos vamos.

El vampiro da media vuelta y reanuda la marcha. NICOLÁS camina con él, agarrado de su pantalón. Llegan al puente. ÁLEX va tras ellos.

ÁLEX
¡No! ¡NICOLÁS! ¿Qué haces? Ven conmigo, vamos para la casa.

ÁLEX espera pero no hay respuesta.

ÁLEX
¡NICOLÁS! ¡Te dije que vinieras para acá! ¡MEIER LINK, deja a mi hermano! ¡Devuélvelo!

MEIER se detiene un momento. Mira a ÁLEX con ojos amenazantes. ÁLEX aprieta los puños y a todo correr intenta dar alcance a NICOLÁS. MEIER se da cuenta de sus intenciones y se desplaza hacia atrás como un soplo de viento.

MEIER LINK
Viene conmigo por su propia elección. A menos que seas del tipo que se llevaría a un niño en contra de su voluntad, sugiero que salves tu pobre ser ahora mismo y nos dejes viajar en
paz.

MEIER da media vuelta y sigue caminando con NICOLÁS. ÁLEX se queda boquiabierto. Reacciona a los pocos segundos.

ÁLEX
(vociferando con rabia y preocupación)
¡No! ¡NICOLÁS! ¿Por qué? ¡Él es peligroso! ¡Es un vampiro! ¿No te das cuenta? ¡Míralo, es un vampiro! ¿Quieres vivir con un vampiro?

NICOLÁS se detiene y MEIER se detiene con él. NICOLÁS se desembaraza de la capa del vampiro y se da media vuelta para mirar a ÁLEX.

NICOLÁS
¡Un vampiro chupasangre es un mejor hermano que tú! ¡Él escucha lo que le digo y no sale huyendo apenas me distraigo un momento! ¡Vete a ver tus películas!

ÁLEX
(llevándose las manos a la cabeza)
¡Pero si estoy viendo una película! NICOLÁS toda la ciudad está hecha con las películas que me gusta ver. Hace un rato vi Nausícaä, vi Birdman, vi las sombras de Spirited Away. ¿Tienes idea de en dónde estamos? ¡Ese vampiro con el que estás es MEIER LINK! ¡Acaba de decir lo mismo que le dice a D en la peli...!

NICOLÁS
(gritando)
¡Cállate, no sabes hablar de otra cosa! ¡Me voy con él! 
MEIER aprieta el paso y NICOLÁS sigue con él. Comienzan a cruzar el puente.
ÁLEX
¡Alto! ¡NICOLÁS, perdón! Perdóname por dejarte solo, no pensé que te importara tanto. ¡Vente conmigo, este lugar es peligroso!

NICOLÁS
(sin voltear a verlo)
¡Pues a ti te gusta mucho! ¡Te gustan estas cosas más de lo que te gusto yo! ¡Pues mira, a mí también me gustan y aquí me quedo! ¡Es mucho más divertido vivir en un castillo con un vampiro que quedarme solo abandonado por mi hermano!

ÁLEX
¡No!

NICOLÁS
¡Sí!

NICOLÁS y MEIER se acercan a la mitad del puente. ÁLEX los persigue y se detiene a poca distancia de ellos. La capa del vampiro oculta y muestra a NICOLÁS dependiendo de la fuerza con que la mueve el viento.

ÁLEX
NICOLÁS, perdón. Perdón por no hacerte caso en estos días. Pero yo no te olvido. Cuando me voy para el cine siempre vengo y te cuento lo que vi ¿no? Y el otro día te traje un muñequito de un dragón. ¿Y no te acuerdas de cuando acampamos en la terraza hace unos meses? Yo te hice hamburguesas y jugamos a los caza-fantasmas. ¿Te acuerdas cuando te ayudé a hacer el disfraz de Beetlejuice para el 31 de octubre? Y yo fui de Adam Maitland. A todos les gustó. Y cuando te ayudé a prepararte para la obra de The Sound of Music. Te ayudé a aprenderte las canciones y te hice el disfraz de Rolf. ¿Y te acuerdas cuando asustamos a tus amigos con la broma de Leatherface?

ÁLEX ríe. NICOLÁS se detiene.

ÁLEX
¿No te acuerdas de todas esas cosas?

MEIER LINK se detiene también, notando que NICOLÁS se está quedando atrás.

ÁLEX
Perdón por dejarte tirado hoy, y las otras veces. Tienes razón, me encanta todo esto. Pero me gusta más cuando lo puedo compartir contigo. Yo se que a ti no te gusta el cine, por eso no te llevo. Pero se que te gusta leer. Te voy a traer las novelas de las películas que me gustan. Te voy a traer más juguetes, te voy a contar más películas. Si te vas con él no nos volveremos a ver. Vuelve conmigo a la casa. Te dejo que me leas tus cuentos. Te haré un disfraz del conejo Frank para el próximo Halloween. Pero todo está en nuestra casa, allá en nuestro mundo.

NICOLÁS se da la vuelta.

ÁLEX
¿De verdad te quieres quedar a vivir con un vampiro? ¿En ese castillo frío y oscuro? ¿En este mundo absurdo? ¡NICOLÁS, para eso están las películas! ¡Para eso están los libros! ¡No necesitas vivir aquí! NICOLÁS ¡vamos para la casa!

NICOLÁS mira a MEIER. MEIER mira a NICOLÁS.

MEIR LINK
Decídete, ya está amaneciendo. ¿Te quedarás aquí?

NICOLÁS mira a ÁLEX. Da cuatro pasos lentos y dubitativos hacia él. ÁLEX estira los brazos.



NICOLÁS
¿De verdad me vas a poner cuidado? ¿De verdad? ¿No te aburrirás en la casa conmigo?

ÁLEX no responde sino que corre salvando la distancia entre los dos y carga a NICOLÁS en brazos. MEIER ruge y se abalanza sobre ellos pero un rayo de luz solar le cae encima y sale humo y fuego de su piel. ÁLEX corre por donde llegó. MEIER aguanta las quemaduras y da unos pasos hacia ellos pero finalmente retrocede y se pierde por el puente, hacia el castillo. ÁLEX sale del puente, llega al camino y sigue corriendo con NICOLÁS cargado en el brazo izquierdo.

ESCENA 9. EXT. CIUDAD. MADRUGADA A PUNTO DE AMANECER.
ÁLEX llega a la ciudad cerca del edificio de hotel de antes. Todavía lleva a NICOLÁS cargado con el brazo izquierdo. NICOLÁS se ve cansado y agobiado pero no opone resistencia. ÁLEX mira a su alrededor, desorientado, y se detiene. Las sombras con forma humana empiezan a aparecer confundidas entre la niebla y se acercan a los hermanos. ÁLEX las disipa con el brazo derecho, agitándolo como loco. ÁLEX corre a refugiarse bajo la carpa de la entrada del hotel pero en cuanto sube la pequeña escalinata, salen los hombres de gabardina de antes. Dos de los hombres estiran las manos hacia NICOLÁS y lo agarran por las piernas. El tercer hombre golpea a ÁLEX con las manos abiertas. ÁLEX jala a NICOLÁS y de un tirón se los arranca de las manos. Deja a NICOLÁS en el suelo, cerca. ÁLEX se enfrenta a los hombres que empiezan a golpearlo. Uno de ellos abandona la pelea y va a por el niño. ÁLEX voltea a ver lo que pasa y rápidamente cubre a NICOLÁS con su cuerpo y deja que los hombres le peguen en la espalda. NICOLÁS mira aterrorizado a su hermano y gime.

ÁLEX
(sonriendo)
Este mundo es muy interesante. Es muy divertido. Te hipnotiza con tanta maravilla. Pero también es muy peligroso, NICOLÁS. Aquí se pueden hacer cosas que no hacemos en nuestro mundo, pero hay cosas de todos los días que aquí no existen. Aquí no puedes relajarte y dormir un rato debajo de un árbol sin molestias. Aquí no puedes sentarte a leer tranquilo, porque siempre hay una explosión, un grito, un monstruo, algo. Las películas a veces son terroríficas y a uno le da miedo por el protagonista, pero uno está a salvo en la sala de cine y sabe que todo saldrá bien porque es pura ficción. Siempre hay que hacerlo: darse cuenta de que todo eso es falso y volver a la realidad. Así como yo siempre vuelvo contigo. Pase lo que pase, uno tiene que salir del cine alguna vez. Y volver al parque y ver el sol. Y estar con su hermano de carne y hueso.

NICOLÁS lo mira con profundo asombro. Los golpes se detienen. Los hombres misteriosos desaparecen. La niebla se dispersa. Las sombras se van. Se hace de día: ha amanecido. ÁLEX se incorpora lentamente, mira a su alrededor y sonríe al ver que los enemigos se han esfumado. NICOLÁS se levanta también y lo toma de la mano.

ÁLEX
Vamos.

NICOLÁS asiente y se deja guiar. Comienzan a andar por en medio de la calle.

ESCENA 11. EXT. CIUDAD/PARQUE. MAÑANA

Los hermanos caminan por una calle larga, cogidos de la mano. De repente ÁLEX sonríe emocionado y señala hacia el frente. NICOLÁS lo mira y luego mira a donde apunta su dedo. Ven el parque asomándose a la vuelta. NICOLÁS sonríe también y aceleran para doblar la esquina. Llegan al parque corriendo por la misma esquina por la que llegaron la primera vez. Sonrientes, atraviesan el parque sin soltarse de las manos y suben la colina más alta. Jadean un poco y se dejan caer bajo la sombra del árbol. A lo lejos todavía se ven las copas de los extraños árboles retorcidos y por encima de los techos de las casas, las puntas de los castillos, las iglesias y los rascacielos góticos. ÁLEX y NICOLÁS comienzan a reír muy fuerte.

ÁLEX
¡No puedo creer que vi a Nausícaä en su planeador! ¿Te conté sobre Nausícaä?

ÁLEX mira a NICOLÁS. NICOLÁS niega con la cabeza.

ÁLEX
¡Es una película genial!

NICOLÁS
¿Es sobre la princesa Nausícaä, la que recibió a Ulises?

ÁLEX
¿Qué? No. Nausícaä es la princesa del Valle del viento, hija del rey Jihl. Ella puede comunicarse con las criaturas del mar de la decadencia e incluso tiene a un insecto como mascota. Es que el mar de la decadencia es un bosque contaminado que se está comiendo la tierra y los insectos lo protegen arrasando con los humanos que intentan destruirlo. No hay libro pero es muy buena. Deberías hacer una excepción y vértela. Del mismo director es Spirited Away. ¿Las sombras que nos atacaron? Son de esa película. Ellas también aterrorizan a Chihiro que es una niña humana que acaba en los baños para dioses...

ESCENA 10. EXT. PARQUE. TARDE.
ÁLEX y NICOLÁS siguen bajo el árbol. Ríen y bostezan. Se recuestan sobre sus costados, el uno mirando al otro y cierran los ojos. Al poco tiempo se quedan quietos y en silencio absoluto. Se ve que a lo lejos, las puntas de los extraños edificios se desvanecen como un sueño así como la vegetación fantástica. La ciudad regresa a la normalidad y poco a poco, uno a uno, aparecen personas en el parque y en la calle como una fotografía que se revela. Pueden oírse las risas de los niños y el pregoneo de los vendedores, como al principio. Aparece DOÑA NELSI todavía regañando a sus hijos. Sin perturbarse por nada, ÁLEX y NICOLÁS se abrazan entre sueños.

FIN


¿Saben algo acerca de guiones?

"I got you under a spell and I don't think I'll be letting you out."

LA CHICA QUE NO SONRIE

LA CHICA QUE NO SONRIE

Literatura

Este es un cuento/fanfic de Ruby Gloom que escribí en mi época de escribir fanfics. Siempre me pareció ingenioso aunque no está al nivel que tengo ahora. Es bastante infntil... Bueno, disfrútenlo.



1

Hace muy poco en Gloomsville… Era la noche mas bella de otoño y la niña más feliz del lugar bailaba gozosa sobre el techo de una antigua y elegante mansión. Bailaba como loca, sintiendo la música, dejándose llevar, girando y girando entre risas alegres, los ecos de sus risas viajaban por el viento sobre las alas de tres majestuosos cuervos. De repente…

¡Oh no! ¿¡Pero qué ven mis ojos?! –exclamó uno de ellos elegantemente vestido.

Poe, limpió su monóculo y al ver de nuevo a través de él, el triste cuadro seguía igual que la primera vez que lo había visto.

Una pelirosa de piel muy blanca y algo azulada, envuelta en una capa de color cárdeno yacía en el suelo, sobre la hierba filosa y marchita junto a un árbol enorme, pelado y seco. Trató de incorporarse, pero sus brazos temblaron y cedieron bajo su peso.

¡Por todos los cielos! Edgar, Allan, ¡vayan por ayuda para esta criatura! –exclamó de repente el refinado cuervo mientras bajaba junto a la niña a toda velocidad.

Al momento, sus dos guardaespaldas volaron hacia la mansión, mientras Poe aterrizaba junto a la pelirosa. Sosteniéndose con una “mano” el sombrero de copa para que no se lo volara el viento.

¡Mi niña! ¡Qué calamidad! –Exclamó mientras daba saltitos alrededor de la chica- ¿estás bien? –preguntó con cara de preocupación.

Estoy perdida –susurró una voz débil y llorosa.

¡Allá está! –exclamó de lejos el chico Calavera, señalando hacia donde estaba la muchacha.

Pronto, Iris, Doom kitty, Frank y Len, Desgracia, Miedoso, y Ruby con el Sr. Buns en brazos, bajaron corriendo los escalones de la puerta principal hacia los jardines, liderados por el Chico Calavera y Allan y Edgar. 

¿Qué pasa? –exclamó Iris al llegar junto al cuervo vestido.

Es simple, señorita Iris, mire usted –respondió éste, señalando hacia el herbaje donde reposaba, cubierta casi por completo por su túnica, una chica de cabellos rosáceos.

¿¡EH!? ¿Y tú quien eres? –Preguntó Frank- Soy Len –respondió alegremente Len- ¡Tú no! –exclamó la cabeza azulada arrugando el entrecejo.

Parece desgraciada… -comentó Desgracia en tono triste.

¿Qué te pasó? –exclamó Ruby con voz tierna.

Doom se acercó y olfateó a la muchacha. La cual levantó tímidamente la cabeza, dejando ver unos ojos azules fríos y sin vida, que se abrieron de par en par de repente, agrandados de golpe por la sorpresa.

Los habitantes de la mansión no acababan de comprender la mirada de la chica… Pero ¡que grupito ese! Ruby fue la primera en comprender. Probablemente esa chica nunca había visto en toda su vida un chico bicéfalo, un esqueleto, una cíclope, una niña que provoca tormentas, un cuervo vestido y un murciélago que camina en dos patas.

No te preocupes… ¡Son amigos! –exclamó Ruby con su calidez habitual.

La niña tartamudeó algo incomprensible y se incorporó, quedando sentada con las rodillas dobladas. Llevaba un largísimo vestido violeta con cintillas rojas en el pecho; dos calentadores morados de puño ancho y abierto con cintas púrpura y una capa cárdena sostenida por un broche en forma de corazón de color rojo sangre. El pelo de color fucsia le caía a la espalda, tenía un copete recto justo sobre las cejas y unos cuantos mechones despeinados al lado derecho del rostro.

Soy Ruby, Ruby Gloom –se presentó la cándida niña pelirroja-, estos son Chico Calavera, Iris, Desgracia, Frank y Len, Miedoso, mi muñeco el señor Buns, mi amiga Doom Kitty, Edgar, Allan y Poe, el que te encontró –los presentó, señalándolos uno a uno mientras estos saludaban, cada uno a su manera.

Yo… Yo soy… Atchel –acertó a decir la chica nueva, mirando con estupefacción a todos los amigos de Ruby.

Atchel, bienvenida a Gloomsville –dijo la pequeña dueña de la mansión guiñando un ojo- ¿por qué no entras para tomarte un poco de té caliente y de una vez conoces a todos?

Ah… Ajá… -tartamudeó la chica sin salir de su asombro.

¡VAMOS! –exclamó Chico Calavera, entusiasmado, y le extendió su mano huesuda.

At la tomó un poco insegura y se puso de pie. El chico le sonrió con sinceridad y la condujo así de la mano a través del jardín, camino a la mansión. Ruby la tomó de la mano libre mientras que con el otro brazo sostenía al señor Buns. Doom e Iris saltaban alegremente alrededor de su nueva visitante mientras Frank y Len la miraban curiosos y sonrientes. Miedoso los seguía de lejos, aterrorizado por la presencia de esa chica nueva tan rara, y los tres cuervos los escoltaban desde el cielo, mientras se dirigían a posarse sobre las canaletas de la mansión Gloom.

2

El lugar era tan grande, antiguo y sombrío como parecía desde afuera, pero ¿por qué eran tan cálidas y amigables todas esas criaturas? ¿Por qué esa niña convivía allí con todos aquellos que la mayoría llamaría “monstruos”? Atchel no dejaba de preguntase.

Miraba hacia todos lados, insegura, mientras Ruby y Chico Calavera la conducían hacia un bello y enorme sillón de terciopelo rojo que estaba convenientemente ubicado junto a una confortable chimenea encendida. Rápidamente, Iris apareció de la nada con una tetera y Frank y Len con 9 tacitas de porcelana enredadas astutamente entre los 5 dedos de cada mano para poder transportarlas todas al tiempo. Le dieron una a Atchel (después de casi tirar las otras 8 y que Doom atrapara una en el aire con la nariz y otra con la cola) e Iris sirvió con una gran sonrisa.

Pronto, estuvieron todos tomando té en el más absoluto silencio, ya que ni uno solo se tomaba un segundo para respirar mientras bebían. Atchel en cambio sólo miraba su tasa con expresión contrita. Suspiró hondamente y cuando sus nuevos amigos acabaron su té con un fuerte “¡AAAAH!”, ella miró por encima de los brazos de la silla y lo que vio la horrorizó: una monstruosa sombra parecía crecer tras ella.

Con brillantes ojos rojos, la sombra tenía una macabra expresión con una sonrisa retorcida y malévola. Una mueca de terror se talló en el rostro de Atchel, que soltó un agudo grito y dejó caer su tasa, cuyo contenido fue a parar a la chimenea, apagándola y dejándolos a oscuras. Los demás gritaron de impresión y el pobre Miedoso (que era el único aparte de Doom que podía orientarse en la oscuridad), aleteó hasta caer desmayado en brazos de Ruby.

¡Oigan! ¡Calma! -exclamó Ruby tratando de tranquilizar a sus compañeros- Seguro que es sólo Boo Boo…

En ese momento, un flash de luz plateada relampagueó y una chispa encendió la chimenea.

Bien hecho, Desgracia –la felicitó Frank al ver una nube gris y tormentosa flotar sobre la cabeza de la pequeña con el velo violeta.

No es nada –respondió esta, melancólica y sin sonreír ni un poco.

De repente, un fantasmita adorable apareció de entre la candela, y con un fuerte ¡BOOOOOOOOOO! Hizo saltar a Atchel y salir huyendo a Miedoso, que se había despertado ya.

¡Boo Boo! –exclamaron todos al unísono, riendo de las ocurrencias de su amigo.

Ji ji, esta vez si le hice pasar un buen susto a todos ¿no es así? –dijo orgulloso.

Sí, eres un campeón de los sustos –lo felicitó Iris.

Pero este era un mal momento, tenemos una amiga nueva –aclaró Ruby.

Se llama Atchel –la presentó el Chico Calavera.

Oh! Hola Atchel, lamento haberte asustado –se disculpó Boo Boo guiñando un ojo.

Eeeeeemmm no es na-nada –tartamudeó la pelirosa con nerviosismo.

Él es el fantasma de la mansión –lo presentó Ruby.

Siempre se divierte gastando bromas como estas –señaló Len, sonriendo ampliamente.

Y asustando a Miedoso –puntualizó Desgracia, que volvía de recoger al pobre murciélago.

La temblorosa criatura le sacó la lengua a Boo Boo y luego se escondió, cobarde, bajo el velo de Desgracia. 

¿Quieres té, Boo Boo? –le ofreció Iris al fantasmita.

¡Claro! –accedió este, e iris le sirvió en la tasa que sobraba.

Aquí tienes –dijo la cíclope mientras se la entregaba.

¡Muchas gracias! –exclamó Boo Boo emocionado, y dejó caer el líquido entre sus labios intangibles.

El té se derramó en el suelo formando un charquito oscuro que Doom olfateó y luego lamió sin prejuicios.

¡¡AAAAAAAAH!! –suspiró el amigo supernatural de Ruby mientras se relamía los “labios” y se sobaba su pancita.

¿Y ahora qué? ¿De dónde salió esta niña? –preguntó, ansioso.

Está perdida –exclamó una voz grave.

Poe se acercó volando y se posó sobre un brazo del aterciopelado sillón donde estaba Atchel sentada.

¿No es así? –preguntó con expresión solemne.

Sí… Así es… -admitió la chica de mirada triste.

¡Que pena! –exclamó Iris.

¡Cuéntanos! Tal vez podamos ayudarte… -dijo Ruby con una sonrisa condescendiente.

Con todos esos ojos clavados en ella, Atchel suspiró para tomar valor e inició su relato:

3

-Bueno… Damon y yo vinimos de paseo a Gloomsville para ver la gran luna de dos caras y los barrancos de la perdición –comenzó a explicar Atchel con mucho dramatismo-. ¡Estábamos tan emocionados! Pero cuando veníamos en el tren sentimos un terrible terremoto que nos sacudió de aquí para allá y luego rayos y truenos y creo que oí un volcán erupcionando… ¡En fin! En medio de la confusión logramos saltar del tren antes de que se estrellara, pero la tierra se abrió y se desmoronó bajo nuestros pies y tuvimos que correr en direcciones distintas y al final acabé exhausta justo enfrente de esta casa…

¡Eso suena aterrador! –señaló Miedoso, temblando de sólo imaginárselo.

¡Así que terremotos! ¿Eh? –exclamó Poe, y todos voltearon a ver a Desgracia con expresión inquisitiva.

Mi culpa –admitió ella levantando la mano y dejando ver una cuerda de saltar que traía.

Je je, lo lamentamos, At, es que cuando Desgracia salta la cuerda… Las cosas se ponen un poco movidas –la justificó Frank.

Sí… Muy movidas –secundó Len.

AH, bueno… Supongo que no fue a propósito –dijo Atchel con la mirada baja.

De veras que no… ¡Te ayudaremos a encontrar a Damon! –Aseguró Ruby- Como tú no conoces Gloomsville nosotros saldremos a buscarlo.

Gracias –respondió Atchel sinceramente, pero sin ánimos.

Bien, Doom, Miedoso, Boo Boo, Desgracia y Poe se quedan a cuidar a Atchel mientras los demás salimos a buscar a Damon –propuso Ruby- ¡asegúrense de hacerla sentir bienvenida!

De acuerdo –aceptó Desgracia con expresión lúgubre.

¡EH? Esperrra Rrruby –exclamó Miedoso- ¿segurrra que no es peligrrrosa? –preguntó muy nervioso el murciélago entre susurros.

Tranquilo, Miedoso, Atchel parece una buena chica –respondió Ruby y le dio al murciélago un enorme beso para que cobrara valor.

¡Ah! Crrreo que eso serrrvirrrá –sonrió Miedoso, no muy convencido.

Bien ¡vamos chicos! –exclamó la pelirroja.

Iris, Frank y Len y Chico Calavera la siguieron entusiasmados.

En la casa, Desgracia, Miedoso, Poe y Doom le enseñaban la casa a Atchel.

Y este es “El Grito” –señaló Desgracia.

De repente, el cuadro lanzó un terrible y agudo grito que rompió varios vidrios, incluido el monóculo de Poe, e hizo rechinar los dientes a Atchel.

¡OOOOOUUUU! ¡Porqué grita así? –preguntó la pelirosa a gritos con las manos a ambos lados de la cabeza.

Siempre grita así cuando pasa Desgracia… Al parecer –explicó Poe cubriéndose los “oídos”.

Cuando el cuadro dejó de gritar Miedoso suspiró, Boo Boo rió y Desgracia recitó:

-¡Como mi tatara tatara tatara tatara tatara abuela decía cuando la dispararon de ese cañón! “¡Algún día, algún día!”.

Atchel, Doom, Poe y Miedoso se miraron.

----------------------------------------Mientras tanto--------------------------------------------

¿Alguno de ustedes ha visto a un chico como de 14 años por aquí? -Preguntaba Ruby a dos fantasmas que se encontraban sentados comiendo spaghetti- Perdió a su hermana.

¿Te refieres a un chico como de 1 metro y 50 de alto con piel azulada, cabello rosa y ojos azules que corría por todos lados gritando “¡Mi hermana! ¡Mi hermana! ¡Perdí a mi hermana!”? –dijo el señor Branco.

¡Sí, sí, algo así! –exclamó la pelirroja.

Nunca lo he visto en mi vida –aseguró el señor Branco, y luego se desternilló de la risa con su compañero.

Ruby dejó caer los brazos decepcionada mientras hacía un puchero.

Mientras…

Pregúntales a todos los que veas, Len -decía Frank.

De acuerdo… -dijo Len- ¡Hey tú! ¿Has visto a Damon? –exclamó mirando a Frank.

La cabeza azul frunció el ceño y puso los ojos en blanco.

-No estás entendiendo, Len.

Mientras…

¿Alguno de ustedes ha visto a un chico perdido por aquí? –preguntaba Iris montando en su Squig.

El grupo de cuervos se miró y se alejó aleteando y profiriendo terribles graznidos.

¡No huyan, sé que saben algo! –gritó la pequeña cíclope agitando los puños- ¡Vamos Squig!

Mientras…

¡Hola chicos! –saludó Chico Calavera a la banda de esqueletos que tocaba alegremente en el valle.

¡Qué tal, Chico Calavera! –exclamaron al unísono los Esqueléticos.

¿Han visto a un chico de carne y hueso pasar por aquí? –preguntó el joven esqueleto.

Emmm, no, ¿pero quieres escuchar nuestra nueva composición? –exclamó el líder, e inmediatamente todos se pusieron a tocar sin dejar hablar a Chico Calavera.

¡AH! Ja ja, ¡genial! –exclamó el muchacho un poco incómodo.

Más tarde el grupo se reunió.

¿Alguno tuvo suerte? –preguntó Chico Calavera a sus amigos.

-No…

-Ni yo…

-Yo tampoco…

-Nosotros tampoco…

Vaya –suspiró el esqueleto ante la respuesta negativa de todos.

¡Bueno! No hay que desanimarse –los animó Ruby-, ¡volvamos a casa y mañana lo volvemos a intentar!

4

Ya en la mansión Gloom, los chicos se disculpaban con Atchel por no haber podido encontrar a Damon.

No se preocupen, les agradezco todo lo que han hecho por mí –dijo la chica sin poder sonreír.

Puedes quedarte aquí esta noche y mañana lo volveremos a intentar –la alentó Ruby.

Claro, estoy muy agradecida –respondió seria la ojiazul.

Puedes dormir en… En… -tartamudeó Ruby.

¿Qué les parece en mi cuarto? –sugirió Desgracia.

Oh, de acuerdo… -aceptó Atchel de inmediato.

Emmmm, no lo sé, tu cuarto es un poco frío, Desgracia –dijo Ruby.

¿Qué tal el mío? –propuso Iris.

Eso está bien –sonrió la pelirroja.

Más tarde Atchel e Iris entraban al cuarto de estrellas azules, y se despidieron de los otros en la puerta.

Vaya, que amables son todos aquí –comentó Atchel mientras se cepillaba el cabello con los dedos.

Ji ji, así son mis amigos –dijo Iris saltando a su columpio.

Mmm –Atchel comenzó a empujarla e Iris rió divertida.

La chica nueva estaba feliz, pero no podía sonreír…

Al día siguiente los chicos volvieron a salir para buscar a Damon, mientras, Atchel seguía recorriendo la mansión en compañía de Desgracia, Boo Boo, Miedoso, Poe y Doom. 

El cuadro “El Grito” gritó una vez más a su paso rompiendo varios vidrios, un rayo cayó de repente sobre Desgracia mientras le enseñaba su cuarto a Atchel, Poe contó algunas historias aburridas sobre su niñez, Boo Boo se divertía gastándole bromas pesadas a Miedoso, mientras Doom trataba de darse a entender mediante montones de caras y gestos que los demás malinterpretaban y Desgracia seguía recitando las frases de sus tatara tatara abuelas o tías.

Atchel cada vez se sentía más a gusto en esa mansión. ¡Allí todos eran tan amables e interesantes! Cada uno tenía algo especial y a la pelirosa le encantaba. 

Una noche se la pasó con Frank y Len en su estudio para ensayar cantando y aprendiendo a tocar la organeta, la batería y la guitarra. Quedó fascinada con sus voces y su talento. Otra, con Iris que le mostró a Venus, la planta carnívora parlante y otra más todos juntos jugando juegos de mesa y divirtiéndose a montones.

Pasaron 6 días y aún no lograban encontrar al pobre Damon, Atchel estaba preocupada.

No se alarme, señorita, tarde o temprano lo hemos de encontrar –la consoló Poe, limpiando su monóculo.

Mmmm, temo que haya estado perdido todo este tiempo sin comida ni refugio… -comentó la muchacha, entristecida.

No nos rendiremos –aseguró Ruby.

Oigan, quiero proponer algo –comenzó Frank-. Es que llevamos una semana buscando a Damon y… Nunca te preguntamos cómo es él.

Todos se miraron entre ellos.

Puede que sea por eso que no lo hemos encontrado –comentó Iris.

¡Ah! Bueno, el es muy chico y de color azul, con una mancha negra en la oreja y la punta de la cola blanca y tiene un collar púrpura con una placa que dice su nombre… -explicó Atchel.

Los chicos se miraron boquiabiertos.

¡¿Damon no era tu hermano!? –exclamó Frank algo histérico.

Yo nunca dije eso –respondió Atchel tranquilamente.

Entonces… -dijo Poe.

Damon es mi perrito… -explicó Atchel.

¿Tu perrito? –preguntaron todos al tiempo.

Sí, él y yo siempre salimos juntos a todas partes –aclaró la ojiazul con ternura.

¡Oh, vaya! Con razón nunca lo encontrábamos, estábamos buscando a un chico y se trataba de un perrito –dijo Chico Calavera.

Bueno, ahora que sabemos lo que es… Todo será más facil. ¿Que tal si vienes con nosotros y te guiamos mientras buscas? –propuso Ruby.

Buena idea –secundó Atchel y se preparó para salir.

Podemos ir en mi Squig –sonrió Iris.

¿Qué es un…? –comenzó la pelirrosa, pero no pudo terminar, porque un gusano gigante de franjas rojas y negras apareció de repente volando, luego de que Iris silbara.

¡Te presento a Squig! –exclamó alegre la niña cíclope.

Oh… -Atchel estaba bastante sobrecogida- Es… Lindo –dijo al fin.

¡Lo es! ¿No es así? –exclamó Iris.

Vamos, súbete –animó Ruby a Atchel y esta montó en el gusanito que echó a volar a gran velocidad.

¡WOW! –alcanzó a exclamar la ojiazul mientras se remontaba por los aires sobre aquel insecto volador.

Ya en el aire, Atchel pudo ver a todo Gloomsville, imponente y bello bajo la luz de la enorme luna de dos caras. Abajo, los otros chicos corrían siguiendo a Squig. Ruby iba con el Sr. Buns y Doom en la bicicleta.

¡Vamos a recorrer Gloomsville! –exclamó Iris, entusiasmada.

Esa es la estación de trenes, esa es la casa del vecino, ahí viven los Esqueléticos, ese es el mar de Gloomsville… -Iris iba señalando los lugares conforme iban pasando por encima de ellos.

De repente, Atchel abrió los ojos de par en par al ver algo que la sorprendió.

¡Fantasmas! –gritó conmocionada.

¿Fantasmas? –repitió la niña cíclope.

Ahí ¡y tienen a Damon! –exclamó la chica de pelo rosa señalando al señor Branco y al señor Blanco que se divertían dándole pasta a un perrito azul que era exactamente como Atchel lo había descrito.

5

¡OH que lindo! –exclamó Iris al fijar su ojo sobre el pequeño y adorable animalito que devoraba spaghetti justo debajo de ellos.

¡¡DAMON!! –gritó Atchel haciendo un tubito con las manos alrededor de la boca para amplificar su voz.

El perro levantó una oreja y miró para todos lados, desorientado.

¡¡DAMON!! –volvió a gritar la niña de pelo rosa.

Esta vez, el cachorrito alzó la mirada y pudo ver a Squig, a Iris y a su querida ama. Inmediatamente comenzó a ladrar y a saltar de alegría. El señor Blanco y el señor Branco también elevaron sus ojos fantasmagóricos al cielo y arrugaron el entrecejo al darse cuenta que la verdadera dueña de su nueva mascota venía por él.

Cuando Squig descendió, Atchel saltó de inmediato al suelo y corrió hacia donde estaba su perro, pero dos moles transparentes le impidieron pasar.

¡El señor Blanco quiere a este perro! –proclamó el señor Branco al tiempo que su compañero gruñía con fiereza.

¡Pero! ¡Si el perro es mío! ¡Es mi Damon! –exclamó Atchel indignada.

Ahora es del señor Blanco, ¡él se lo encontró! –exclamó el señor Branco.

De repente, Iris llegó corriendo al lado de Atchel y unos instantes después Ruby en la bicicleta con Doom y el Sr. Buns y los demás a pie.

¿Qué sucede? –preguntó Chico Calavera.

Estos fantasmas se quieren quedar con Damon –se quejó Atchel desconcertada.

Pero, señor Branco, señor Blanco, Damon es el perrito de Atchel y ella lo quiere mucho ¡tienen que devolvérselo! –dijo Ruby, saltando de la bicicleta.

Mmmmm, déjenme pensarlo… ¡NO! –rugió el señor Blanco.

¡Damon! –sollozó Atchel, impotente.

Los chicos se miraron entre ellos y Ruby convocó a un consejo.

Todos se reunieron en un círculo para dar sus opiniones.

Yo opino que deberíamos ofrecer algo a estos fantasmas a cambio del can –sugirió Poe.

¡Buena idea! –dijo Iris, sonriente.

Pero ¿quién nos garantiza que no tomarán lo que les demos y luego se quedarán con Damon? –preguntó Atchel.

Tienes razón, el señor Branco y el señor Blanco son muy tramposos –comentó Chico Calavera.

¡Yo digo que huyamos! –exclamó Miedoso, muerto de miedo.

¡No podemos abandonar a Atchel y a Damon!, Miedoso, ahora son nuestros amigos –proclamó Ruby.

Deberíamos simplemente tomarlo mientras están distraídos –propuso Frank.

¡Sí! Alguien listo como yo debe distraerlos –aseguró Len.

Sí… Listo como tú –suspiró Frank.

Va a ser difícil… -comentó Desgracia.

¡Pero no imposible! –exclamó Ruby.

¡Yo tengo una idea! –Dijo Chico Calavera- ¡Que Doom distraiga a los fantasmas mientras que yo atraigo a Damon!

¿Cómo lo harás? –preguntó Iris.

¡Ya lo verán! –exclamó entusiasta el joven esqueleto.

¡Más te vale que lo hagas bien! El señor Blanco y el señor Branco no son tontos… -comentó Poe, justo antes que deshicieran el círculo.

Emmmm, Doom quisiera proponerles algo –dijo Ruby, dirigiéndose a los fantasmas, mostrándoles la minina.

¡Ah!, ¡una propuesta! –exclamó el señor Blanco muy complacido.

¡De eso era de lo que estaba hablando! –sonrió el señor Branco.

¡Cuéntanos, gatita! –dijo el señor Blanco.

Bueno, es que Doom no sabe hablar –explicó Ruby.

¿¡AH?!? –exclamaron ambos fantasmas a coro.

Pero, sabe comunicarse por señas –aclaró la pelirroja.

La gata negra asintió y se paró en dos patas para iniciar su actuación.

Primero, infló la barriga e hizo cara de mala, después infló el pecho y caminó toda desgarbada.

¡Un elefante! ¡Un árbol! ¿Otro perro? –gritaban el señor Branco y el señor Blanco tratando de adivinar.

Mientras, Chico Calavera se escabullía por un costado y halló al perrito tembloroso chillando.

El pequeño esqueleto metió una mano dentro de su camisa y hurgó hasta sacar un hueso. 

¡Ven, bonito! –sonrió mientras blandía el hueso frente a la nariz húmeda del cachorro.

El can olfateó, y luego, alegre, siguió el hueso mientras Chico Calavera se iba alejando con él en la mano, agitándolo en el aire como si se tratara de un juego.

Mientras, el señor Branco y el señor Blanco no lograban interpretar a Doom y se les estaba colmando la paciencia.

¡Ya basta! -exclamó el señor Blanco de repente.

¡Se han estado burlando de nosotros! –continuó, enfadado.

Sí, ¡ya no les daremos nada! –afirmó odioso el señor Branco.

¡Pero…! –intentó protestar Atchel.

¡NADA! –gritaron los fantasmas.

Pero al darse la vuelta para marcharse con su perrito, no encontraron nada.

¿Cómo! –exclamó el señor Blanco.

¡Nos han estafado! –gritó ofendido el señor Branco.

Y al darse la vuelta, Ruby, Atchel, Damon y los demás, habían desaparecido.

¡Oh rayos! –chilló el señor Branco.

Bueno, hay que admitir que los chicos tienen futuro en el negocio –sonrió el señor Blanco, conforme.

6

Llegando a la mansión, Atchel bajó de Squig con Damon en brazos y Ruby detuvo su bicicleta.

¡Vaya, Chico Calavera! ¡Eres un genio! –exclamó Ruby, impresionada.

Gracias Ruby –agradeció el chico.

Cada día este joven me sorprende más con su ingenio –lo halagó Poe.

De veras, gracias –agradeció Atchel, e intentó ofrecer una sonrisa cálida, pero no pudo.

Gracias a todos ustedes, por fin recuperé a Damon. Gracias por su hospitalidad y su ayuda –continuó la pelirosa.

Sí, y sólo fue una semana de terribles ansias e incertidumbre comiéndote por dentro sin saber cómo estaba tu pobre y solitaria mascota… -comentó Desgracia, dramática.

Se hizo el silencio, y todos miraron a la chica de piel morada.

Perdón –se disculpó esta.

Ammmm, sí, claro, pero ahora todo está bien –dijo Ruby para cortar el efecto negativo de ese último comentario.

Sí, mil y mil gracias –volvió a agradecer Atchel mientras Damon le lamía ávidamente la cara.

--------------------------------------Al Día Siguiente---------------------------------------------

Atchel, Damon y todos los habitantes de la mansión estaban en la estación de trenes.

Muchas gracias por todo, chicos –se despedía Atchel viendo que el tren se aproximaba.

No hay de qué –dijo Ruby.

Esperamos que vuelvas pronto –solicitó Frank, sonriendo.

¡Para que toquemos juntos de nuevo! –gritó Len, entusiasmado.

Por supuesto, esta vez no pudimos recorrer Gloomsville como queríamos, así que tendremos que repetir el viaje –dijo la pelirosa.

Mientras, Iris y Doom jugaban con el perrito azul. De repente, dando vueltas, Iris tropezó y cayó.

Ji ji, ¡estoy bien! –exclamó mientras Damon le lamía la cara.

Lamento lo del accidente de tren y lo del terremoto –se disculpó Desgracia.

No es nada, si no hubieras causado esos terremotos nunca los hubiera conocido –la tranquilizó Atchel.

En ese momento, el tren llegó con su silbar y un ayudante bajó por las maletas de los pasajeros.

Bueno, es hora de irme –dijo la ojiazul, llamando a su perro con un silbido agudo.

Cuando el can llegó y saltó a sus brazos, Atchel puso un pie en la escalera del tren, pero se detuvo.

Ruby… -murmuró.

La pelirroja la escuchó.

¿Sí? –dijo.

Cuando dijiste que Damon y yo somos sus amigos… ¿Era en serio? –preguntó Atchel con mirada cándida y esperanzada.

¡Claro que sí! –Respondió Ruby con una gran sonrisa- ¡Todos somos tus amigos!

Por primera vez desde que llegó a Gloomsville, Atchel sonrió.

Se subió al tren y este arrancó.

¡Adiós chicos! –gritó con una enorme sonrisa, agitando la mano libre.

En la otra, sostenía al perrito azul, que aullaba a modo de despedida.

¡ADIOS! ¡HASTA LUEGO! ¡VUELVE PRONTO! –gritaban los amigos de Ruby desde la estación.

Doom agitaba ambas patitas en el aire para despedirse.

¡Y recuerda Atchel, siempre hay que ver el lado claro del lado oscuro! –gritó Ruby mientras el tren se alejaba.

No lo olvidaré… -murmuró la pelirosa, sonriendo.

"The bbbright side of the dark side."