miércoles, 19 de agosto de 2015

GUILTY PLEASURE

GUILTY PLEASURE

Diario

¿Les ha pasado que se sientan terriblemente culpables por algo que los hace muy felices? No me refiero a algo sórdido como darle una paliza al perro del vecino que siempre te muerde, sino a algo más sutil, como emocionarte de más por una alabanza. Los últimos días he tenido esta sensación de guilty pleasure, placer culpable, muy fuerte y muy a menudo. Por ejemplo, cada vez que subo fotos de mis coordinados Lolita al internet la gente me hace muchos comentarios positivos. Es abrumador porque muchas de esas personas son desconocidos para mí y es genial que aprecien mis atuendos. Pero al mismo tiempo me siento mal por todo ese exhibicionismo. Uno no se hace Lolita para que los demás lo vean y lo aplaudan, es algo que uno hace por sí mismo, y últimamente siento que estoy compitiendo. Como que estoy desesperada porque cada atuendo sea más despampanante y tenga mejor acogida que el anterior. He estado analizando qué fotos tuvieron más likes. Se está convirtiendo en asunto de publicidad, de ser famosa, de que me vean. Acabo de subir unas fotos hace poco y estoy algo decepcionada de que no recibiera tantos likes como las anteriores. ¿Desde cuándo me volví una idiota que come likes? Yo que solía detestar el Facebook. Y ahora... Pero supongo que también es bueno, pelearse con uno mismo y querer ser mejor que ayer. Pero el problema es que lo que estoy tomando como indicador es el nivel de aprobación de los demás en vez de mirarme yo misma y decidir si YO estoy feliz con mis nuevos coordinados. Es vergonzoso...

Por otro lado siempre me siento culpable cuando me mecateo el dinero. Mecatiarse quiere decir despilfarrar en un gusto. A pesar de que sea mi propio dinero, el que gano con mi trabajo, siempre pienso que debe haber cosas más responsables en qué gastármelo. Mis amigas por ejemplo están ahorrando para comprarse computadores portátiles o pagarse viajes al extranjero. Yo llevo trabajando cuatro meses y cada centavo me lo he gastado expandiendo mi clóset Lolita. Y lo peor es que ni siquiera uso Lolita tanto. Lo uso una vez cada dos meses para ir al cine o tomarme fotos, lo cual está muy lejos de mi ideal, que sería usar el Lolita al menos dos veces por semana. Acabo de comprar un vestido nuevo y acababa de comprarme hace solo un mes un vestido el doble de caro. Estoy fuera de control. Ya casi tengo suficientes coordinados para usar uno al día durante una semana sin repetir y eso me hace feliz porque es una meta que tenía, pero he invertido mucho dinero en Lolita en muy poco tiempo, y he tenido para comprar cosas más útiles y más importantes, pero las he dejado de lado. Cada vez amo más mis coordinados y me siento muy satisfecha al ver mi guardarropa cada vez más lleno, pero sigo con ese remordimiento, como cada vez que me gasto los pasajes de bus de una semana en una gigantesca malteada de chocolate. Guilty... So guilty.

"All you need is chocolate"


Esta entrada fue posteada en

0 comentarios:

Publicar un comentario

Escribe lo que piensas...