viernes, 25 de septiembre de 2015

ME EXTRAÑA, LINDA MUSARAÑA

ME EXTRAÑA, LINDA MUSARAÑA

Diario

¿Se sorprenden a ustedes mismos con frecuencia? Yo sí. Soy todo un misterio... Bueno, en realidad el problema es que soy una simplona que no sabe quién es ni lo que quiere en realidad. Esto provoca que muchas veces me sorprenda al descubrir que no me gusta algo que siempre pensé que me encantaría o que no soy el tipo de persona que yo describía. Bueno, de eso se trata esta entrada:

1- NO SOY una romántica. Siempre me gustó describirme como una persona romántica y siempre pensé que en cuanto cumpliera 16 o 17 años encontraría al príncipe encantador y me enamoraría locamente y me casaría. Resulta que no solo no fue así sino que me alegra que no haya pasado. En estos tiempos es un cliché decir que no existe el príncipe azul o que uno "no cree en el amor" pero eso describe bastante bien lo que pienso/siento hoy en día. No solo no me enamoré nunca sino que he descubierto que nunca lo haré. Hoy en día el romance me parece un inconveniente, algo casi enfermizo y hecho para muy pocos (no para todo el mundo, como predica la cultura popular). Realmente hay personas que no debieran meterse en eso. Yo, sobretodo.

2- NO ME GUSTAN los caballos. Esto está conectado con mis ilusiones de romanticismo. No hay nada más romántico que andar en un caballo blanco con tu amado sosteniéndote por la cintura ¿verdad? Pues no. Los caballos son bonitos, pero las pocas veces que los he montado me han parecido unas criaturas sumamente desagradables. Mi opinión de los caballos es que son bestias tontas, inútiles y peligrosas que deberían dejarse en libertad o hacerse salchichas, no montarse. Siempre que me he montado en un caballo el maldito animal no me obedecía y además parecía dispuesto a tirarme en cualquier momento. Pues adivinen qué asquerosos equinos: ¡yo tampoco los quiero!

3- NO ME GUSTA la comida japonesa. Supongo que la razón por la que siempre pensé que amaría la comida japonesa era porque admiraba mucho Japón y creía que todo lo que viniera de Japón debía gustarme. Falso. Hace poco comí sushi por primera vez y lo odié. ¿Por qué? Lógico: ODIO el pescado y el sushi sabe mucho a pescado, incluso si no es de pescado, porque el alga que usan para enrollarlo sabe a mar. Y asumo que todo lo que venga de Japón debe saber igual porque usan muchas algas y productos marinos. Así que... Puaj. Sin embargo, aún quiero probar dulces japoneses.

4- NO ME GUSTA la tecnología/los videojuegos. Solía declararme geek, no gamer, pero al menos sí aficionada a los videojuegos y los gadgets tecnológicos. Pero últimamente la tecnología me asusta. Me siento anciana. Odio los iPads, los smarthphones de todo tipo, las tablets y hasta los portátiles clásicos. Si no es computador de mesa ni me muestren esas porquerías. Siempre quise, por ejemplo, un mp3 para oír música en los ratos aburridos (como en el bus), pero nunca compré uno y ahora estoy tan acostumbrada a pasar esos momentos pensando en silencio que estoy segura de que olvidaría que tengo el dichoso MP3. Y con los juegos... soy pésima jugándolos, hasta con los más sencillos me canso y recurro al walktrough (en otras palabras, hago trampa) porque lo que me interesa es ver el final y las animaciones. En otras palabras, cuando juego un videojuego me interesa más bien "verme la película" que disfrutar el gameplay. Tanto así que muchas veces prefiero ver cómo otros juegan que jugarlo yo misma.

5- NO SOY culta. Nope, hay muchas cosas culturales que no conozco y no me interesa saberlas. Descubro lo poco culta que soy cuando no entiendo la mitad de las referencias que veo en foros y blogs de la red. Soy perezosa para aprender cosas nuevas (como idiomas, por ejemplo). Hay muchas cosas que no se cómo se llaman o no sé que existen. Por ejemplo, no sé nada de arquitectura más allá de las palabras "pared", "ventana", "techo", "piso", "terraza", "dintel", "viga" y "columna". Me sería imposible describir una construcción ligeramente sofisticada o la vida en algún país o ciudad que no sea el mío. Así que carezco de muchas de las herramientas necesarias para ser una escritora, lo cual me hace caer en cuenta que no tengo mucho futuro en ese campo (si es que tengo alguno).

¿Estoy decepcionada de mí misma? La número 5 me deprime un poco, pero nada más. Todo el resto me parece bastante aceptable. Veré si a medida que crezco descubro otras cosas qué aborrecer u otras metas qué abandonar. ¡será divertido!

"I don't care! I love it!"

Esta entrada fue posteada en

2 comentarios:

  1. pero los caballos son adorables, soy una de las personas que ama y adora cabalgar y aprendí a hacerlo desde los 3 años .
    por otro lado el sushi iugg casi vomito la primera vez que lo comí X_X
    me encanta la tecnológica asta cierto punto y aunque no em va bien en todos los vídeo juegos me agradan y me encanta pasar horas sentada jugando .
    en fin son cosas que nos hacen diferentes del resto pero nada mas, espero te siga yendo bien :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué post tan interesante! A fin de cuentas somos personas, totalmente diferentes, y que te gusten unas cosas no hace que te gusten otras. A mí tampoco me fascina la comida japonesa, pero me interesa muchísimo la cultura de ese país. ¡Y los caballos me dan miedo! Nunca me he atrevido a acercarme demasiado a uno, me da la sensación de que voy a acabar aplastada por sus patas...

    ResponderEliminar

Escribe lo que piensas...